Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Antonio García
Lunes, 24 noviembre 2014
Exclusiva

Entrevista a Juan Emilio Adrián Serrano

Marcar como favorita

Candidato de Unión Progreso y Democracia (UPyD) a las Cortes Valencianas por la provincia de Castellón

Nació en Espejo (Córdoba)

Doctor en psicología

Profesor de la Universidad Jaume I (UJI)

Reside en Castellón desde 1.989

 

¿Cómo fue su llegada a UPyD?

 

A finales de 2.007 me enteré de la iniciativa que se había llevado a cabo una cosa que se llamaba “plataforma pro” en la que un grupo de fundadores, Gorriarán, Rosa Díez,  hicieron una gira por toda España sondeando las posibilidades de crear el partido y me apunté a “plataforma pro” y cuando se convirtió en UPyD inmediatamente ingresé como afiliado.

 

¿Qué espacio político ocupa hoy UPyD?

 

UPyD es una fuerza que nace para regenerar la democracia en España y parte de un análisis que ahora se ha hecho muy popular y está en boca de mucha gente con el mismo concepto de regeneración democrática de que después de casi treinta años de transición democrática hemos llegado a un punto en el que es necesario oxigenar el sistema, defender el estado y que aquí haya una democracia que se pueda llamar mínimamente de calidad, cosa que no existe.

 

¿El Ayuntamiento de Castellón y la Comunidad Valenciana necesitan esa regeneración a la que hace referencia?

 

Sí, sí, te podría resumir una parte importante de nuestro programa y de nuestra línea de actuación de una manera, aquí lo primero que hay que hacer es entrar en las instituciones con lejía, con “zotal” y abrir las ventanas. Si no se hace eso, cualquier política que se quiera implementar  va a tener un recorrido muy corto porque aquí hemos llegado a un punto donde prácticamente nos gobierna una especie de “ cleptocracia” y ya nos preguntamos escandalizados quien no está aquí para “trincar”. Lo primero que hay que hacer es que las instituciones sean trasparentes, que funcionen y que no estén en manos, desde hace ya muchos años, en el caso de la Comunidad Valenciana, de unas mismas personas que se dedican a destinar el dinero público a sus “redes clientelares” y a hacer fastos y a no atender lo que son los intereses generales de la población.

 

Que la opinión pública opine eso parece normal, pero que opine lo mismo un político choca. ¿Le parece que la corrupción es algo generalizado?

 

Bueno, es que yo no soy un político. Cuando yo oigo lo de los políticos, si me meten a mí, normal porque estoy, pero a ver, yo soy un profesional, yo soy un profesor de universidad, un padre de familia que por compromiso cívico me he metido en esto y que en absoluto  tengo la idea de que esto sea mi profesión para nada, es decir, yo estoy muy bien con mi trabajo  y me he visto en una situación en la que me ha parecido justificable el aportar mi granito de arena, pero yo cuando oigo “tú también eres un político” pues me entran escalofríos.

 

¿Da hasta vergüenza ser político?

 

Bueno es que la clase política, otros le llaman “casta”, ha hecho méritos sobrados para que reine la desconfianza y para estar desacreditados, eso es así. ¿Esto significa descalificar el sistema o descalificar completamente el funcionamiento de las instituciones? No. No hay que descalificarlos, pero lo que hay que hacer es una limpieza pero a fondo, muy a fondo.

 

Los que acusaban a los políticos de “casta”, por las últimas noticias, ya son “casta” también.

 

Sí, a lo mejor es que quieren sustituir lo que ellos llaman “casta” por lo que en otros países, en otros momentos, ha sido una nomenclatura.

 

¿Le preocupa la “catalanización” valenciana?

 

Vamos a ver, eso es un conflicto histórico que se crea bastante artificialmente en los años de la transición  y en un momento dado es cierto que lo que en aquel momento se denominaban fuerzas de izquierda tenían una visión, un posicionamiento ideológico “procatalanista” y frente a eso surge una alternativa que es la de remarcar señas de identidad valencianistas y entonces tenemos la famosa batalla en Valencia entre “bableros” y catalanistas. Nosotros nos desmarcamos completamente de esa confrontación, no estamos para nada de acuerdo en que el desarrollo de la Comunidad Valenciana  no tenga que ser dentro de lo que es España y por lo tanto creemos que todo ese tipo de discurso sirve solo para dividir a la gente, y eso no nos parece positivo ni bueno para nada.

 

¿Cuáles serían las tres o cuatro cosas más urgentes a realizar para que esta Comunidad retomara un tono político adecuado?

 

Lo que necesitamos todos es encontrar vías de desarrollo económico, esa es la urgencia. La urgencia es que la Comunidad Valenciana lidera las tasas de deuda, no cumple con los déficits, lidera las tasas de paro, esa es la realidad en la que vive la gente y vivimos todos y eso es lo primero a lo que hay que poner remedio, pero como he dicho antes eso es imposible de poder abordar si no se atiende a que las instituciones tienen que funcionar y que quienes están en las instituciones tienen que ser personas honradas, esa es la primera línea de marcación, si no hay honradez, si no hay transparencias, si no hay un combate decidido contra la corrupción ya podemos hacer planes, que son necesarios, para desarrollar el tejido empresarial, aumentar la magnitud y tamaño de las empresas valencianas, favorecer el intercambio de I+D, se puede hablar de muchas líneas, y hay que hacerlo, pero  la condición previa es que hay que “meter mano” a la administración y al poder político.

 

¿Los presupuestos de las comunidades autónomas pecan de dedicar gran parte de su presupuesto a personal y gasto corriente?

 

Podemos hacer dos análisis, por un lado hay que hacer un plan de estabilidad en la Generalitat en el que se asegure que las cuentas públicas son viables, es cierto que esta comunidad esta “infrafinanciada”, en términos per cápita, pero eso habrá que abordarlo en un marco más amplio de cuáles son las competencias que tiene que tener la comunidad autónoma, cuáles son las que tiene que tener el estado y una vez clarificado eso, nosotros defendemos que sanidad, justicia y educación sean de titularidad estatal aunque la gestión resida aquí. Entonces hay que ver hasta qué punto esas cuentas son viables, pero respecto a lo que preguntas vamos a poner el ejemplo de las diputaciones, nosotros propugnamos que haya tres niveles en la administración, el nacional, el autonómico y el local, pensamos que las diputaciones son un anacronismo  que sirve para crear redes clientelares del poder político en cada provincia y que, efectivamente, la mayor parte de su presupuesto está destinado a personal y gasto corriente. Estos días Moliner está haciendo gala de que los presupuestos van a servir para crear empleo  pero yo creo que eso es “el chocolate del loro”, es decir, la mayoría del presupuesto de Diputación  es para su funcionamiento, gastos corrientes, nosotros pensamos que  si llegamos a una situación en la que haya ayuntamientos con un tamaño de funcionamiento eficaz, idealmente de 20.000 habitantes,  las competencias de las diputaciones se pueden distribuir entre la comunidad autónoma y los ayuntamientos para que funcione y no vemos la necesidad de mantener esa estructura.

 

¿Tiene UPyD alguna línea básica de actuación en política de empleo?

 

Nosotros tenemos una propuesta de ámbito nacional y de ámbito general que aplicamos en todas partes. Nuestra propuesta es la de un contrato único, pensamos que el mercado laboral se caracteriza por la dualidad  en la cual una mínima parte de los contratos son indefinidos y tienen unas garantías altas pero es que casi el 90% de los contratos que se hacen son en precario, dentro de una amplia gama de modalidades contractuales, entonces nosotros pensamos que dar una oportunidad  al empleo juvenil y dar una oportunidad para que la contratación  se dinamice pasa por fórmulas que no son nuestras, ya se han inventado y funcionan en otros países centroeuropeos , es el contrato único. Sería con indemnización creciente, se inicia con doce días de indemnización al año que es menos que los que tienen los contratos indefinidos, pero ya digo que son una minoría, y a partir de ahí se establece un crecimiento en la indemnización años tras año. Esa fórmula de contrato único es la que pensamos sería buena para dinamizar el empleo.

 

Su opinión sobre la necesidad del “Corredor Mediterráneo”

 

El Corredor Mediterráneo es necesario. La Comunidad Valenciana tiene una necesidad geográfica que hace obvio que todo el tránsito de mercancías hacia Europa sería un factor de dinamización de la economía. No solamente eso, nosotros también defendemos, en la medida que las cuentas lo permitan, dinamizar el eje que va hacia Aragón y la cornisa cantábrica, por lo tanto estamos de acuerdo en que ese eje mediterráneo se habilite, se ponga en marcha, y que realmente cumpla con esa función y más cosas, es decir, núcleos de población grandes que están cerca de estaciones de AVE, por ejemplo núcleos turísticos cerca de Alicante, o comarcas del interior que tengan lanzaderas con respecto a esas estaciones de AVE para dinamizar el turismo en un caso y las comarcas de interior en otros casos.

 

¿Es básico el proyecto del AVE para el desarrollo de ese corredor?

 

Sí, es básico. En el punto en el que estamos intentar cuestionar el AVE es fútil porque está ahí, ahora bien, el AVE todos sabemos que para que sea rentable  hay que controlar mucho las licitaciones y el sobrecosto de las obras, hay que hacer una valoración de cuál va a ser el retorno, no solamente del AVE si no de cualquier infraestructura pero en estos momentos  para el Corredor Mediterráneo el AVE es necesario.

 

Un tema muy de moda: Aeropuerto de Castellón

 

Bien. El aeropuerto de Castellón, si usted me dice a mí, es que a Fabra se le ocurrió poner un aeropuerto, ese aeropuerto no nos supone una sangría económica, ese aeropuerto funciona, ese aeropuerto tiene retorno económico, digo...pues ¡ole! Pero esa no ha sido la realidad del aeropuerto de Castellón, la realidad es que esa ocurrencia de Fabra en ese momento ha sido una sangría económica, no ha funcionado, sigue sin funcionar, nos va a costar en los presupuestos de este año de la Generalitat no sé si eran sesenta millones, porque hay que pagar la tasa a esa empresa con la que parece ser han llegado a un  acuerdo, entonces el aeropuerto de Castellón fue, tal y como se diseñó, una muy mala idea y un mal negocio para todos nosotros.

 

Las quejas sobre la educación y la financiación de las universidades son casi diarias. ¿Tan mal está la educación?

 

La educación está mal y en educación es necesario un plan de choque para mejorar el rendimiento y para que tenga los resultados que tiene que obtener. En el caso de las universidades, está dentro de lo que está haciendo  en los últimos años el PP con los servicios en general, llámese educación o llámese sanidad, los va  depauperando.¿ Por qué?  Porque en el ámbito de sus competencias y según como ha gastado el dinero y en que lo ha utilizado recorta de allí donde hay capítulos presupuestarios que tienen más peso que son sanidad y educación, y eso es lo que estamos viviendo en los últimos años, es decir, recortes, recortes, planes plurianuales de la financiación de las universidades que no se cumplen, proyectos que en un principio se les da luz verde, como puede ser medicina en Castellón, que luego se quedan a mitad de camino. Eso no puede ser porque hay que cambiar el rumbo, hay que ahorrar lo máximo posible en duplicidades y en “malgastos” y en lo que no es ni necesario ni imprescindible y hay que intentar liberar recursos para que esos servicios, también el educativo y el sanitario, y el de la justicia funcionen como un servicio de calidad.

 

¿Puede UPyD vender su imagen como la alternativa política al derrumbe del bipartidismo?

 

Ese es nuestro proyecto. Nosotros tenemos un proyecto de país y este partido nace porque tiene un análisis y un proyecto de país para  el conjunto del país y también para cada una del conjunto de las autonomías, tenemos una propuesta de cómo tiene que funcionar el estado, tenemos una propuesta federal pero  que en absoluto tiene nada que ver con la que plantea Sánchez, del PSOE, en estos momentos. Nuestra idea de un país federal es la de Alemania, por ejemplo, en la que claramente la estructura del estado tiene prerrogativa y preferencia sobre cualquier normativa que tengan las regiones o las comunidades autónomas y donde las comunidades autónomas tienen  que regirse por un mismo sistema de financiación, con unas competencias claras que hay que discutir, y que se cierre, digamos, ese reparto de competencias. Tenemos un proyecto de justicia independiente, tenemos un proyecto institucional y radicalmente regenerador, radicalmente encarado a que España pueda parecerse, en un plazo razonable de tiempo, a cualquier democracia medio digna y de calidad europea.

 

¿Se ha podido perder una gran oportunidad histórica con la ruptura de negociaciones entre UPyD y Ciudadanos para acudir juntos a las elecciones?

 

Sí, Bien, aquí cada cual tiene su análisis, yo nunca he confiado en que ese pacto pudiera ser fácil, por el contrario ya que UPyD tiene cimientos y tiene fuste en su proyecto, yo creo que en Ciudadanos no es así, hay que recordar que Ciudadanos fue, en las anteriores elecciones europeas, con una coalición, Libertas, en lo que era una ensalada en la que había partidos de los que cabía dudar de su cariz democrático ,  yo creo que a Ciudadanos hay que enjuiciarlo valorando, por un lado, cuáles son sus palabras y discursos y , por otro, cuáles son sus hechos, actualmente su política de crecimiento también, lo vemos de cerca aquí en Castellón, Valencia y Alicante, está basada en recoger cualquier cosa de cualquier sitio, entonces crecer a costa de cualquier principio, de cualquier línea organizativa medianamente digna a mí no me parece adecuado. Dicho esto, en general yo pienso que hay que aunar fuerzas desde el punto de vista de todos los que estén de acuerdo en ese proyecto de regeneración democrática , sí, pero no a cualquier precio, de cualquier manera y como sea.

 

Algo positivo. ¿Cree usted que este país, esta región, tienen solución?

 

Sí, claro que tienen solución. La verdad es que es difícil tener esperanza con la que nos está cayendo hace ya mucho tiempo pero estamos obligados porque tenemos que dejar un legado para nuestros hijos y a pesar de sistema político, a pesar de que  la “partitocracia” que tenemos instaurada va a poner y está poniendo todos los obstáculos posibles,  este país va a salir adelante porque tiene ciudadanos que quieren salir adelante.

 

¿Confía en unos buenos resultados electorales el año que viene?

 

Sí. Nuestro objetivo es conseguir representación clara en las capitales y en un buen puñado de municipios y conseguir entrar en Las Cortes con un grupo de diputados que pueda ser determinante para definir la política autonómica en los próximos años.

 

Juan Emilio Adrián despidió esta entrevista afirmando: “voy a intentar contribuir de la máxima manera posible a la campaña del partido aquí en Castellón y en la Comunidad Valenciana,  por nosotros no va a quedar”

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados