Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Luis Andrés Cisneros
Viernes, 20 enero 2017

Inquina a la Iglesia Ortodoxa Rumana

Marcar como favorita

[Img #97250]

Portada del Corán

 

Todos ustedes se preguntarán ¿y qué tiene que ver el Corán con la Iglesia Ortodoxa Rumana? La respuesta es sencilla, nada, absolutamente nada. Ellos son cristianos, al igual que los católicos y los otros profesan el Islam.

 

Otro dato más. En estos momentos, y según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en su censo relativo a Enero del pasado año, los rumanos son los habitantes extranjeros más numerosos seguidos, a muy poca distancia, de los marroquíes. Y aquí sólo se tienen en cuenta los censados, si añadiéramos el número de “ilegales”, seguramente se invertiría el orden.

 

A la vista de estos datos poblacionales, no se entiende que se incluya la enseñanza de la religión islámica en la escuela pública y se ignore la enseñanza de la Iglesia Ortodoxa Rumana. De la religión Católica, ni hablemos, ya que el único objetivo de la tiranía de la “corrección política”, es suprimirla completamente. Y, claro, la Ortodoxia Rumana, proviene del cristianismo

 

Pero, si nos paramos a leer detenidamente cómo se está implantando este dislate, nos daremos cuenta de que estamos incluyendo, cual “Caballo de Troya”, una ideas que van encaminadas a la desaparición, de manera paulatina pero sin pausa, de los valores cristianos. Tengamos en cuenta que hemos autorizado la enseñanza de unas ideas que propugnan la “guerra santa contra el infiel”

 

Y todo ello, con el beneplácito de las distintas facciones del Partido Único que nos gobierna, el Partido de la Corrección Política o, como diría Alejandro Dumas, el Partido de los Mosqueteros “Todos para uno, uno para todos”.

 

Ha bastado una petición de la Conferencia Islámica Española, para que se implante la enseñanza del Islam en los colegios públicos, con  un temario ideado por ellos y que escapa del control de las autoridades educativas. Pero, todo sea por el “multiculturalismo” y, sobre todo, por los posibles votos que los bien apesebrados políticos pueden sacar de ellos.

 

Ahora me surge una pregunta inocente: ¿El consejero Marzá, exigirá a los profesores del Islam o del Corán un nivel alto de valenciano? ¿Dicha asignatura se impartirá solamente en valenciano? ¿Será imprescindible el dominio del catalán para ser profesor? ¿El conocimiento del español será un hándicap para impartir esta nueva asignatura?

 

Estoy convencido que los próceres de su Consejería lucharán, cual Cid Campeador, para conseguir que ningún niño del colectivo LGTBI, sea marginado si quiere acudir a dichas clases. Es más, estoy seguro de que el Consejero Marzá sería capaz de eliminar esta asignatura si se produjera un rechazo por motivos de género.

 

Es más, es posible que nuestro castellonense de pro, estará afanado en leer la sharia, para que no le pille por sorpresa cualquier derivación futura en nuestra Comunidad. Ahora bien, me da a mí que, el haber sido impulsor de estas medidas, no le libraría de las posibles consecuencias del apogeo islamista.

 

Mi lucha por las minorías va más allá, ¿por qué no aumentar la enseñanza religiosa en las aulas a judíos, taoístas, budistas, adventistas, protestantes y la santería cubana? Todas, menos la religión católica. ¡¡Hasta ahí podríamos llegar!!

 

Y ¿Qué haremos con el mes del Ramadán? ¿Se suprimirán los comedores escolares? ¿Impondremos sanciones a los niños que sean capaces de llevarse un bocadillo de jamón al colegio? ¿Se eliminarán los días festivos cristianos? ¿Las Fiestas de la Magdalena se cambiarán por otra fiesta islámica? Igual que ahora se cambian nombres de calles ¿Se borrarán de la Historia figuras como, Don Pelayo, El Cid Campeador, Los Reyes Católicos….?

 

Dentro de las competencias de la Vicepresidencia de la Generalidad, y dependiendo de la Sra. Oltra, figura un Ente denominado, Dirección General de la Agencia Valenciana de Igualdad en la Diversidad. ¡¡Con un par!! Pues bien, yo le pediría a su director D. José de Lamo que intente cumplir con tan pomposo nombre y sea valiente para impulsar políticas de defensa de un colectivo marginado y vilipendiado: Los españoles que hablan español, que creen en la familia, que quieren los mejor para sus hijos y que se sienten españoles.

 

Claro, entiendo que es mucho pedir, ya que está completamente fuera del ideario de lo políticamente correcto y muy alejado de las ideas que comparten los miembros de la Antropofosía. También animo a la Iglesia Ortodoxa Rumana, a que luchen por lo suyo. Con éstos lo tienen muy fácil

 

En un día como el de hoy no quiero finalizar este artículo sin felicitar efusivamente al Sr. Donald Trump, en su toma de posesión como Presidente de los Estados Unidos. Ha demostrado que se puede derrotar al Partido Políticamente Correcto, con ganas, esfuerzo, diciendo las cosas claras y, sobre todo, defendiendo los valores y las ideas que han sido la base de la Civilización Occidental.

 

 

Finalizo con lo que no es políticamente correcto decir:  ¡¡VIVA  ESPAÑA!!

 

Luís Andrés Cisneros

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados