Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 17 febrero 2017

La rentabilidad del inmovilismo

Marcar como favorita

Las RRSS ardían ayer ante la frasecita utilizada por el portavoz del PP, Rafael Hernando:” Es inútil mantener los principios”. No sé a que principios se refiere el señor Hernando pero si son aquellos que todos pensamos habría que recordarle que esa pérdida de principios le ha costado a su partido tres millones de votos desde 2011. Aún así el Partido Popular sigue defendiendo que su proyecto ha salido reforzado tras el Congreso Nacional.

Si los principios a los que se refiere el señor Hernando son asumir la hoja de ruta del “zapaterismo” con  aborto, matrimonio homosexual, estatuto catalán y memoria histórica, entre otras muchas decisiones atentatorias contra el propio espíritu del PP, al menos del PP de antes, me parece que no es congruente.

 

Una cosa es el rentable inmovilismo popular, que tan buenos resultados ha dado en las dos últimas elecciones, y otra muy distinta es asumir doctrinas ideológicas de la era Zapatero.

 

Nunca un partido sacó mayor rendimiento al no hacer nada. Mientras D.Mariano Rajoy dormitaba en su despacho durante cuatro años de mayoría absoluta y año y medio de presidencia en funciones sus rivales políticos se autodestruían hasta el punto de que unas terceras elecciones, evitadas a última hora, parecía que hubieran puesto al PP en una situación mucho más cómoda de la que actualmente tiene.

 

Si el inmovilismo político me parece poco ético más aún me lo parece dar un paso peligroso hacia el vacío si se renuncia a principios y valores que se podrían calificar de intrínsecos del PP.

 

Evolucionar, renovar y modernizar no tienen por qué conllevar renunciar a los fundamentos básicos de una ideología liberal de derechas. Se puede, se debe, mejorar la fachada pero conservando los cimientos, sobre todo si se quieren conservar los votantes.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados