Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Luis Andrés Cisneros
Domingo, 19 febrero 2017

Ignacio “Torquemada” García

Marcar como favorita

[Img #98723]

Tomás de Torquemada (1420 – 1498) Primer Inquisidor General de Castilla y Aragón

 

Este fraile dominico, que fue confesor de la Reina Isabel la Católica, se convirtió, asimismo, en el Primer Inquisidor General de Castilla y Aragón. En 1482 se puso en marcha el Santo Oficio, gracias a una bula del Papa Sixto IV, la creación de dicho Organismo tenía el fin de perseguir las conductas heréticas de los judíos conversos.

 

Muchos judíos conversos  debían su nueva religión, al miedo más que a la fe y su cristianismo era más bien fingido que sentido. Es más, muchos judíos colaboraron con los Inquisidores, delatando, real o falsamente, a otros judíos como forma de demostrar su cristianismo.

 

Torquemada consiguió algo importante y es que la Santa Inquisición, dependiera de la Corona, evitándose la injerencia del Papa en las decisiones que se adoptaran.

 

Cualquier persona mayor de 12 años (niños) o 14 años (niñas) podían ser considerados herejes  y se convertía, de esa forma, en posible objetivo del fraile dominico. También para evitar las herejías, promovió la quema de libros no católicos.

 

Se puede encontrar bastante información sobre la vida de Torquemada y de la Inquisición. Tanto es así que, posteriormente, ha habido muchas otras inquisiciones, incluso ahora mismo, en pleno Siglo XXI. Los hay que se han propuesto emular al Gran Inquisidor, en materia lingüística, y es lo que voy a tratar de explicar.

 

 

[Img #98724]

Ignacio García – Concejal de Normalización Lingüística de Castellón

 

El Ayuntamiento de nuestra ciudad, a través de la Concejalía de Normalización Lingüística, se ha marcado como objetivo “la erradicación absoluta del idioma español”. Para ello han puesto a la cabeza de la misma a Ignacio “Torquemada” García, al parecer, entusiasta seguidor de los métodos adoctrinadores que seguía el fraile dominico, salvando los castigos corporales

 

Al igual que al Primer Inquisidor de Castilla y Aragón, lo nombró Isabel I, se puede deducir  que, a este Primer Inquisidor Lingüístico, lo ha nombrado la Sra. Brancal, con el beneplácito de la Sra. Marco..

 

No contento con eliminar de los contratos y posibles subvenciones, que pagamos todos los ciudadanos de Castellón, el idioma oficial de España, se devana los sesos buscando nuevas fórmulas que arrinconen y conviertan a los que hablan español en ciudadanos “herejes”.

 

La penúltima y maquiavélica idea que ha tenido ha sido la creación de un “kit” de bienvenida para recién nacidos que tiene, como única utilidad, fomentar el uso del valenciano (no se atreve a llamarle catalán qué es lo que quieren fomentar), para demostrar la absoluta inutilidad del español.

 

Mientras el auténtico Torquemada había puesto un límite de edad (12 en niños y 14 en niñas) que no podían ser culpabilizados, el  nuevo Inquisidor lingüístico ha ido más allá e, incluso antes de nacer, quiere tenerlo todo preparado para que, ni en su casa, escuchen una sola palabra en español.

 

Para eso, ha pedido la colaboración (siempre tiene que haber cómplices necesarios) del Hospital General de Castellón y de la Consejería de Sanidad Universal, que va a obligar a las matronas a entregar ese “kit” anti español en los mismos Centros de Salud.

 

Me cuesta entender que el Presidente del Colegio de Enfermería, Francisco Pareja, no haya puesto el grito en el cielo y haya tragado con la entrega de un material que no tiene nada que ver con la gran función que desarrollan las matronas. ¿Y los sindicatos? Bien, gracias.

 

Este necesario e imprescindible “kit” para el desarrollo y la vida del recién nacido, lleva un montón de objetos que harán que la vida de los recién llegados no tenga nada que ver con la “triste y opresiva vida” que tienen los hispano hablantes. Entre otras cosas se encuentran, un babero con frases en valenciano, una pegatina para el coche, documento para elegir el nombre en valenciano.

 

Para tener una excusa, Ignacio “Torquemada” García se escuda en que esto ha sido una petición abrumadora de la “Plataforma por la Lengua”, compuesta, según él, por infinidad de colectivos que luchan contra “la marginación del valenciano en nuestros días”.

 

Si ustedes se molestan en averiguar qué es la citada plataforma, verán que se trata de un conglomerado de entidades catalanistas. Hasta tal punto que uno de los líderes más destacados de esa plataforma, Avelino Flores reniega del valenciano, y manifiesta (hay evidencias claras y numerosas)que el único idioma existente en la costa mediterránea es el catalán.

 

Este “Fénix de las letras catalanas”, ha dicho barbaridades cómo, que el catalán es la lengua de Valencia, y que se le llama “valenciano” por la manipulación política hecha por el franquismo, la UCD, el PP y el PSOE. No hay noticias de que tras decir estas barbaridades fuera abducido por una nave extraterrestre.

 

Pues sí, estos son los que quieren suprimir el español, pero también el valenciano. Su objetivo es claro, “entrar a formar parte de la República Catalana. Pero no se atreven a decirlo. Se inventarán discriminaciones positivas, kits de bienvenida…….., todo con tal de que los Torquemadas se salgan con las suyas.

 

Si tanto presume Ignacio “Torquemada” García de transparencia y democracia, que tenga el valor de hacer un referéndum sobre sus Autos de Fe Lingüísticos, y que pregunte a la ciudadanía si respalda sus movimientos antiespañoles y pancatalanistas.

 

Flaco favor les hace a futuras generaciones de castellonenses cuando les quiere privar del conocimiento y dominio del idioma español, con lo cual les está cercenando su futuro, limitándolo sólo a un territorio muy pequeño.

 

Sólo le falta crear unos “Inquisidores Lingüísticos”, que vigilen por las calles y obliguen a los viandantes, comerciantes y público en general a renunciar al español. Con todos los amonestados podría hacer un Auto de Fe en la Plaza Mayor y que presida el acto el Sr. Puigdemont junto con el Sr. Puig y la Sra. Oltra.

 

Finalizo con lo que no es políticamente correcto decir:¡¡VIVA  ESPAÑA!!

Luís Andrés Cisneros

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados