Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Antonio García
Jueves, 29 junio 2017

Aquellos caballeros del deporte

Marcar como favorita

Hay deportistas que sobresalen como estrellas en el negro firmamento del deporte internacional. Quedan caballeros como Rafael Nadal, muchos en el atletismo mal pagado, otros tantos en los deportes minoritarios practicados, en la mayoría de los casos, por afición sin compensación económica alguna.

 

La falta de respeto de las muchas veces mal llamadas estrellas del deporte a sus propios compañeros está matando lo que era intrínseco a la práctica deportiva: caballerosidad, educación, compañerismo y sana rivalidad.

 

Algunos, no todos gracias a Dios, en el momento que llegan a la cúspide de la fama y sus ingresos alcanzan cotas ofensivas para el resto de los humanos parecen creerse dioses a los que tenemos la obligación de adorar.

 

Nos hemos encontrado con estúpidos pidiendo que se le perdone a Ronaldo su millonaria deuda con Hacienda mientras él abandona a sus compañeros de selección nada más perder la semifinal contra Chile alegando su reciente paternidad. “La estrella” no jugará por el tercer y cuarto puesto. ¿Será poco para él?

 

No solo los deportistas han perdido la caballerosidad. Un gran número de franceses, tutelados y liderados por el mentiroso, difamador y manipulador periódico L’Equipe ya quieren “cargarse” a Contador, a horas de comenzar el Tour de France, porque uno de sus compañeros, el portugués André Cardoso, ha dado positivo en EPO aunque aún falta la confirmación de la prueba y el ciclista niega cualquier relación con el doping.

 

Recuerdo cuando los partidos de fútbol terminaban con el pitido del colegiado señalando el camino de vestuarios, hasta que llegó el “poeta” Jorge Valdano y comenzó a filtrar a la prensa cosas que deben quedar en el césped; este me ha escupido, este me ha insultado, este me ha pegado…

 

El “acusica” de la Pampa llevó a los pseudoperiodistas a morder el anzuelo para terminar, como actualmente, hablando de todo menos de fútbol, en muchos casos porque no saben nada de este deporte.

 

Echo de menos aquellos saludos sinceros al rival que te había vencido, el consuelo al derrotado, la ayuda al compañero y el saber estar ante la derrota.

 

Si queremos que el deporte superviva debemos retornar a la camaradería del ciclismo, la nobleza del rugby, el respeto del boxeo, el reconocimiento a la superioridad del rival del atletismo y a la formación de cada deportista como persona antes que a su educación como  competidor.

 

El dinero y la obligación de ofrecer resultados a los dirigentes han corrompido el deporte hasta llegar al robo descarado. Ocurrió no hace mucho cuando el Barcelona privó de la victoria en las pistas al Playas de de Castellón de Atletismo ganando tramposamente en los despachos lo que no pudo obtener compitiendo limpiamente. Si triste fue el hecho, más triste fue la necesaria colaboración de los jueces y de la RFEA.

 

Aún estamos a tiempo de enseñar a nuestros hijos que el deporte no es Ronaldo, Messi, dinero y ganar a cualquier precio.

 

Si somos capaces de formar a nuestros jóvenes en los valores del auténtico deporte no solo habremos conseguido deportistas, habremos logrado personas válidas para mejorar la triste sociedad en que vivimos donde se te valora solo por tu dinero.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados