Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 17 julio 2017

Medias verdades

Marcar como favorita

A estas alturas de la película, ni ustedes ni yo tenemos la más mínima duda de que los políticos están convencidos de que somos tontos de baba y de que pueden “vendernos” cualquier cosa. Su tarea diaria consiste en pregonar lo mal que lo hacen “los otros” dando la sensación de que los ciudadanos y los problemas de la ciudad y la provincia quedan en segundo plano o simplemente no les interesan.

Digo esto porque tengo curiosidad por ciertas cosas que unos me venden como blanco y otros como negro. La experiencia me ha demostrado que casi nada es blanco ni negro y que es el gris lo que predomina.

 

El Hospital Provincial es una auténtica incógnita. Hay quien afirma que necesitaba de una transformación profunda a pesar de que se demostró el total desastre que era aquel famoso informe, supuestamente redactado desde la UJI, que no se correspondía con la realidad. Hablan de un agujero de 30 millones de euros.

 

Otros, no sé si lógicamente, discrepan de esa muy bien vendida propaganda afirmando que son los de ahora los que han generado una pella de 12,8 millones de euros y que han desmontado el prestigioso servicio de oncología por el que era mundialmente conocido el hospital del consorcio.

 

El último petardo fueron las poco afortunadas palabras de la consellera Montón presumiendo de que el hospital sería líder en las operaciones de cambio de sexo. La indignación popular inundó las redes sociales ante las carencias mucho más importantes que tiene nuestra Seguridad Social.

 

Por último, los sindicatos, terceros en discordia no dejan, unos más que otros, de quejarse por el desmantelamiento del hospital, la reducción de plantilla, los incumplimientos salariales y el bucle político en el que ha entrado la gestión del centro.

 

Decía unos más que otros porque CC.OO no para de denunciar situaciones irregulares dentro del consorcio hospitalario mientras UGT se mantiene en segundo plano, suponemos que cumpliendo órdenes de su partido protector,  el PSPV-PSOE.

 

Créanme que me da igual quien tiene razón pero no me negarán que es una vergüenza que los ciudadanos, a estas alturas de la película, no sepamos  qué está pasando y que pasó realmente en el Hospital Provincial.

 

Ahora ha saltado a la actualidad las restricciones de uso que ha impuesto el Consell sobre el Teatro Principal. Unos te cuentan una cosa y otros otra.

 

Yo solo sé que se intentó cobrar por su uso para la gala en que se entregó el premio a Carlos Laguna. Tampoco me negarán la vergüenza de ese intento no consumado cuando se reconocía con un prestigioso premio nacional la labor de un castellonense en pro de los derechos de la personas con discapacidad.

 

Solo me queda solicitar humildemente que dejen de contarnos medias verdades, que varíen su estrategia política basada en lo mal que lo hace el otro y que se pongan a trabajar por el ciudadano, la ciudad y la provincia sin anteponer sus intereses personales y de partido

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados