Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Antonio García
Viernes, 22 septiembre 2017

Sembrando dudas

Marcar como favorita

El pasado domingo, en la sala de prensa de Mendizorroza, tras el “partidazo” realizado por el Submarino, le comenté al “mister” amarillo, Fran Escribá, que suponía que todos aquellos que habían sembrado dudas sobre el equipo y el entrenador se quedarían esa tarde en casa.

 

No carente de humor y con cierta ironía Escribá comentó: “Hemos ganado a pesar de mí”

 

Estoy seguro de que a lo largo de la temporada pasaremos momentos duros y difíciles ante la igualdad que hay en la categoría y lo difícil que resulta ganar un partido, pero de ahí a sembrar dudas sobre la calidad del equipo y la valía del entrenador tras haber disputado tan solo tres jornadas, Vitoria fue la cuarta, me parece fuera de lugar y exento de razonamiento futbolístico.

 

Recuerdo la precipitada llegada al equipo de Escribá tras la más precipitada aún salida del club de Marcelino García Toral, nadie daba un duro por él y la frase más repetida era que no comería el turrón en Vila-real.

 

Es evidente que los grandes cerebros “balompédicos” se equivocaron. El “mister” valenciano llevó al Submarino a la clasificación europea y se ganó la confianza del mismísimo Fernando Roig que le renovó contrato antes de finalizar la temporada.

 

La 1ª División española, la mejor liga del mundo, es una larga, demasiado larga diría yo, carrera de obstáculos que hay que ir sorteando poco a poco y con paciencia. Esa fue la receta de Escribá la temporada pasada y nadie puede decir que su plan salió mal.

 

Antes del partido frente al Español, el Villarreal había conseguido dos victorias frente a Betis y Alavés y cosechado dos derrotas, ambas fuera de casa, frente a Levante y Real Sociedad. Tanto en Valencia como en San Sebastián en la enfermería del equipo amarillo colgaba el cartel de  overbooking, una circunstancia que no debe servir de disculpa pero debe tenerse en consideración.

 

No conducen a nada y perjudican seriamente al club los pitos al entrenador. La afición es soberana pero el amor a los colores debiera de estar siempre por encima de resultados. El pasado domingo en Vitoria sentí envidia sana, así lo recogí en mi crónica, cuando el público de Mendizorroza animaba sin cesar a su equipo tras el 0-1, el 0-2 e incluso el 0-3. No estaría mal tomar ejemplo.

 

Ayer, frente a los “periquitos”, el Villarreal realizó un buen encuentro, solo faltó olfato de gol para haberse quedado los tres puntos ante un rival que demostró  ser un muy buen equipo.

 

Tras lo visto en Vitoria y ayer en el Estadio de la Cerámica hay que afirmar, sin ninguna duda, que el equipo está en el buen camino y que jugando así debe de estar, por méritos propios, a final de temporada, en la parte alta de la tabla.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados