Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Pedro Mª Pérez Notario
Martes, 5 diciembre 2017

De farero a plantar nabos

Marcar como favorita

Deberíamos preguntarnos cuánto nos cuesta un concejal que, hasta la fecha que se sepa, su prioridad laboral ha sido formar y presidir una Comisión de Investigación, o más bien caza de brujas inquisitoria, sobre la gestión de las Fiestas de la Magdalena anteriores al año 2016.

 

Pero que aplicando su “meninfotismo”, le da igual por qué motivo en la Magdalena de 2016 se fulminó el sobrante de caja que dejó la anterior Junta de Fiestas y que en 2017 se gastaron, según publicaciones en prensa, alrededor de casi 400.000€ sobre el presupuesto. En total, entre pitos y flautas, las últimas Fiestas de la Magdalena costaron más o menos 800.000€ más que las del 2015, según hemos podido leer en la prensa ya que la trasparencia para saber la verdad brilla por su ausencia.

 

Y encima se le llena la boca diciendo que “por fin sabemos cuánto cuestan las fiestas”. Increíblemente déspota. Es decir, que la anterior Junta de Fiestas ¿es criminalizada porque gastaba 800.000€ menos de lo que realmente cuestan? Perdónenme, pero no lo entiendo. Aunque posiblemente el motivo de mi falta de entendimiento sea lo que me dijo una vez este…concejal, “que me apretaba demasiado el sombrero y no permitía el desarrollo de mis neuronas”, evidentemente en valenciano-catalán claro.

 

Uno se pregunta cómo es posible que un concejal hable así a un ciudadano a quien supuestamente él también representa. O quizás no, ya que 10.443 votos, lo que supone un 3,54% del total del escrutinio, no le capacitan ni para supervisar al personal que limpia los WC del consistorio. Dicho esto con todos mis respetos hacia estas personas que se ganan su sueldo con un trabajo tan digno como cualquier otro y con el sudor de su frente. No como otros que chupan del bote.

 

Eso sí, hay que reconocer sus méritos, casi lo consigue. Ha politizado la fiesta hasta extremos como a él le gustan, el de la crispación colectiva del mundo festero. Un mundo del cual se viene lucrando desde hace años con sus actuaciones musicales. Se ha reído de este mundo festero y además lo ha insultado, menospreciado, ninguneado, provocado y puesto en duda la honorabilidad y decencia de la gente que trabaja de manera altruista para la fiesta. Este “señor” en cambio cobra, y no poco.

 

Casi consigue romper una paz social y armonía que tantos años costó conseguir y construir. Creando falsas expectativas a colectivos que hasta ese momento sabían, conocían y tenían asumido su lugar y responsabilidad dentro de la fiesta. Casi lo consigue. Divide y vencerás, debía pensar.

 

Esta vez no lo consiguió y espero que no tenga más oportunidades y se vaya a plantar nabos, pero lejos, bien lejos.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados