Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Joan Llopis Torres
Jueves, 11 enero 2018

El novio, la vicealcaldesa y el vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española

Marcar como favorita

[Img #110479]

 

En el Diario de Castellón he asistido a una ceremonia entre un caballero católico y la señora vicealcaldesa de la ciudad, que merece, en profética adivinación del ‘novio’, ser inculpada o bien de oficio o de santo oficio por querer quemar a los fieles al salir de misa (Se aproxima la Semana Santa y el tripartito ya ... - Castellón Diariocastellondiario.com/.../se-aproxima-la-semana-santa-y-el-tripartito-ya-empieza-su-estr...)

 

 


 Ya me disculparán el cura y los de las primeras filas que a mí me guste la diversión en los bancos de atrás, cerca de la puerta (por poner este ateo fingido escenario al asunto) y entre liturgias, salir a la calle a tomar el fresco antes de que me echen, no resultando así irreverente, al menos, no más de lo necesario; aclarando, por falta de ‘coma’, que fingido es el escenario.

 

A las bodas no voy ni que me inviten, de hecho, no he querido ir ni a las mías, más que a las que son sociales y de calle, como si fuera ir de bar en bar con el realismo de las tardes cuando cae el sol, después de la siesta.

 

Yo soy ateo ‘de los que me la trae al fresco’ desde hace muchos años (desconozco si la frase viene de ‘salirse de misa’ o, acaso, porque los escépticos no se acaloran), pero en fin, qué puedo decir, no puedo estar aquí y allá, no soy ubicuo (y tantas cosas que no soy), así que voy siempre con los míos (eso sí, siempre), eso es lo que hay. Lo que sí sé, es de donde viene el “Maruja, esto es lo que hay”. ¡Pues resulta que en otras ceremonias -Qué lío, ¿no?- uno –ceremonioso- se casó dos veces –No hace falta decir que ninguna sabía de la otra- Por lo visto este otro novio –No el de Castellón, al que esperaremos se le pase el enfado con ‘la novia’ vicealcaldesa, que por cierto ya tiene otro ‘compromiso’ -Ya les he dicho que la cosa es seria-, pues como les decía, este otro novio, como es cosa natural –y nunca humildemente mejor dicho y hecho-, empezó a tener hijos con cada una de sus dos mujeres (que sea él el sinvergüenza es mejor que resulte ella la sinvergüenza, -tampoco soy feminista reparón, ¡qué quieren qué les diga!, al menos así se sabe quién es el padre y la madre, lo que no ocurriría de ser ella la bígama, y ya hemos dicho que sinvergüenza.

 

 

Eso en el caso de que no intervenga un tercero, que nunca se sabe y entonces sí que habría liturgia. Bueno, sí, alguien lo sabe, claro está. Así fueron pasando los años, la ciudad crecía, los arrabales cada vez eran más agradables, todo iba bien. Vamos, que el hombre cumplía y cumplía como padre y esposo. Cumplía con las dos y con las dos familias. Hasta que un día iba cogido del brazo de su esposa con todos los críos de domingo por el paseo –felices-, y le vino la otra esposa de frente con los otros críos que parecían un cromo de bien que los cuidaba, hasta que, sin poder entender nadie que pasaba allí más que lo evidente, dijo él lo único que se puede decir en estos casos: “Maruja, esto es lo que hay”. Y como el cuento acaba bien, colorín colorado, todos se hicieron amigos ¡Y hermanos!, menos ellas que se tiraron de los pelos yendo por los campos cultivados de las afueras, hasta hoy y sin que nadie, sin saber en la ignorancia qué ocurre, las haya vuelto a ver ni saber de ellas más que por escasas noticias que llegan de pueblos lejanos con el autobús de línea o traen emigrantes sirios y de otros lugares de oriente, donde igual, vete a saber, está permitido que te cases con seis, curioso esto.

 

 

Habrá que decir que la vicealcaldesa (‘la novia’) es mujer de compromiso,; yo me atrevería a suponer que es amiga del catedrático de filosofía José P. Martí; pongamos un tercero en concordia, sólo por coincidencia, también –aunque con un grado más- pues es alcalde,  en este caso de Sueras, y, como ya sabíamos, del PSPV (Que en su compendio filosófico nos explica que se puede ser republicano y monárquico a la vez sin despeinarse, y tan sencillo como tomarse un vermut en el ‘centro cívico’, sin saber si tras las gafas le ríen las niñas olvidando todas las desgracias republicanas, los muertos en defensa de la República, los asesinados en los largos años de represión franquista , pasando de los exiliados y sus apátridas penurias, de la sangre y de la miseria, pidiendo otro vermut, feliz de sus conclusiones.

 

 

Feliz hoy de la represión a los catalanes, feliz con la monarquía, feliz con ese PSOE, tratándonos de bachilleres -LA COMPLACIDA SEMÁNTICA DEL PROFESOR JOSÉ P. MARTÍ ...xornaldegalicia.es/.../11813-la-complacida-semantica-del-profesor-jose-p-marti-garcia...) Estamos hoy ceremoniosos por las bodas sin que se entienda el porqué gustan tanto las novias. A mí las novias me gustan de todas las maneras menos vestidas de novia, y las bodas ni en pintura. Yo a las mías he ido por obligación, “Mira Joan, que si no et presentes, no et cases”, yo y todos, seamos sinceros. A qué si no te lleva la suegra cogido del brazo sino para que no te largues al ver a la novia…vestida de novia. Si te llevara el suegro del brazo, él mismo te animaría –in memoriam- a que salieras corriendo “¡Fot el camp, creu-me!” “¡Corre! “¡A mi em pelaràn, però tu seràs lliure, fill meu!” (“¡Lárgate, créeme!” “¡Corre!” “¡A mí me pelarán, pero tú serás libre, hijo mío!”) Pero con la suegra, no puede ser…. Pues, por lo visto, a la vicealcaldesa de Castellón, le gusta un juego en el que cabe “un Jesucristo en la Cruz” (nótese la respetuosa mayúscula en ‘la Cruz’) que dice el ‘novio’ que eso “es intolerable, y que encima -aunque sea un contrasentido-, lo pone cabeza abajo”, como el museo de L’Almodí de Xàtiva al primer Borbón Xornal de Galicia para el Mundo - “Xornal de Galicia” ¡POR LA PATRIA Y POR LA DERROTA ...

xornaldegalicia.es › Opinión › Joan Llopis

 

 

Y que además, el plano oficial de la ciudad de Castellón, señala las iglesias con una media luna como si fueran mezquitas, “que es el símbolo del Islam”. Pedro María Pérez Notario (Notario de segundo apellido y con oficio que no conocemos y no nos interesa, así de claro, directamente) dice “Y ahora preparando el terreno a poco tiempo de la Semana Santa, a saber, que nos tiene guardado para este año (la novia vicealcaldesa). ¿cogerán (sic) a la gente al salir de misa y la quemarán en la hoguera?” “De momento no hay más desprecio e incitación al odio que colocar la media luna en los centros cristianos”. “¿Esto no es de fiscalía?” Razón tiene mi suegro in péctore, hay matrimonios que ya se ve que no irán bien. Veremos como sigue esa ‘misa’. Y quizás sí, pero, caballero, don Pedro (Ceremonioso), la fiscalía ahora mismo está a tope y mejor guardar sosiego. Pero no. “Aunque a la hora de escribir este artículo ya no aparecen”(las medias lunas, pues eran menguantes) “Desde el Ayuntamiento informan que la vicealcaldesa ya ha pedido disculpas” Esto está ya para el baile y las copas. Pero no, más.”Esto no es respeto y laicismo, esto es humillación y provocación”. “Una expresión de odio hacia una religión en concreto, la cristiana, mientras al mismo tiempo se pide respeto por las demás. Respeto que evidentemente merecen, por supuesto. Pero una cosa es el respeto y convivencia entre religiones y otra cosa –insiste- es la persecución e intolerancia hacia los cristianos por parte de un ayuntamiento. ¿a dónde vamos a llegar? ¿lo próximo será hacer un escrache en las puertas de las iglesias a la salida de misa? Me temo que cualquier cosa podemos esperar”, se queja cargado de razones, por una vez sin culpa de los catalanes, atónitos ante la persecución de los cristianos en Castellón (Habrá que preguntar qué pasa con los moros) O la Historia ha enloquecido por una ventolera o son las corrientes de aire frío de las catedrales y las parroquias que han congelado entre inciensos la memoria, “de la Concatedral de Santa María, La trinidad (sic) –La Trinidad con mayúscula, y tomar del texto el respetuoso ejemplo de “La Cruz”, pues “A dónde vamos a llegar”- la Sangre hasta la mismísima Basílica de la Virgen del Lidón, mancilladas”, o se han desordenado las hojas del calendario… Todavía no se entierra a los muertos en los cementerios siendo más frías y olvidadas las cunetas, y será mañana y no ayer La Cruzada bajo palio y acaso encendían ‘las brujas’ sus propias hogueras. Quizás fuera ayer. Las biografías siempre son de ayer. Pero a qué pedís respeto hoy, siquiera eso (“El Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española y Arzobispo de Valencia asegura en una entrevista que no se puede ser independentista y buen católico”), ni cuando el Arzobispo de Valencia dice esas barbaridades que predica, ni nunca.

 

 

    JOAN LLOPIS TORRES

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Viernes, 12 enero 2018 a las 09:38
Pedro Maria Perez Notario
Vera usted, sr Juan Llopis "disculpe lo de Juan, hablo castellano".
Me sorprende que una persona con una ironía tan trabajada y amplia de sobra, no sea capaz de leer precisamente eso, la ironía.
O lee lo que quiere o no lee bien quiero entender.
De todos, enhorabuena por su...escrito, o libreto.

Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados