Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Pilar Moncho
Sábado, 20 enero 2018

Res y red pública para activar la economía, también en el Turismo

Marcar como favorita

A veces, las personas que nos dedicamos a la res pública y a la política vivimos el día a día con tanta celeridad que no somos capaces de experimentar los frutos, ya sean buenos o malos, que van madurando con nuestra propia gestión. Y ese es un error que debemos erradicar, porque la reflexión debe ser siempre una acción permanente en nuestro quehacer diario.

 

Como diputada de Turismo de la Diputación de Valencia es, sin duda, una de las máximas que nos marcamos en el equipo de trabajo. Primero reflexión, luego acción y, finalmente, valoración. En este esquema, contamos con un ingrediente fundamental, el trabajo colaborativo.

 

Somos conscientes de que la administración pública trabaja para los ciudadanos y ciudadanas y por ello, todas las instituciones que formamos parte de esta gran red pública tenemos la capacidad y, por extensión, la responsabilidad, de sumar esfuerzos y recursos para diseñar y poner en marcha políticas efectivas que conviertan el territorio valenciano en un territorio competitivo, en un lugar con oportunidades laborales, sociales, culturales, turísticas de presente y con futuro.

 

 En esta tarea de conexión y vertebración territorial e institucional es donde depositamos el mayor de nuestros esfuerzos y la mayor de nuestras expectativas porque estamos convencidos de que juntos, sociedad y administración, sumamos más.

 

 Y en esta tarea de vertebración, hemos de ser capaces de superar fronteras porque las decimonónicas provincias no deben ser un obstáculo para plantear proyectos ambiciosos, porque nuestros pueblos comparten ríos, montañas, lagos, caminos y vías más allá de los límites geopolíticos. Huyendo de estancamientos, desde el Patronat de Turisme de València hemos intensificado nuestra participación en el ambicioso Plan de Dinamización y Gobernanza en los destinos turísticos de la Comunitat Valenciana, surgido del gobierno del Botànic para generar actividad económica a partir del turismo.

 

El territorio valenciano tiene a su alcance la oportunidad de un cambio de modelo económico. Somos una tierra fértil, en productos y en ideas, y podemos convertirnos en una zona estratégicamente competitiva y atractiva para nuevos inversores y también para nuevos turistas. No es tarea fácil pero ya hemos puesto en marcha la máquina, vemos que funciona y nuestra obligación es seguir avanzando.

 

 

Permítanme que les ponga un ejemplo, hace unos meses lanzamos una nueva acción turística, Del Tros al Plat, para reivindicar nuestro territorio como destino excelente y con la gastronomía como elemento principal, aunque no el único. Hemos generado una cadena de valor que finaliza con el disfrute de una experiencia turística única, pero que nace en la tierra, de la mano de agricultores y productores, y crece con la ayuda de nuestros mercados y de nuestros cocineros y cocineras y con la complicidad de un paisaje emblemático, el paisaje valenciano y su living autóctono. Pero ese paisaje cruza fronteras locales, comarcales y también provinciales y de ahí la importancia de trabajar sin corsé geográfico sino con la amplitud que permite el bien común que nos une, nuestra tierra.

 

Las administraciones públicas estamos demostrando que invertimos en el sector turístico. Es un sector valenciano estratégico que genera empleo. Esa es razón más que suficiente para volcarnos en él y velar para que esa ocupación sea estable y ética. Nuestra apuesta turística incorpora un modelo de gestión profesional, que reconoce la labor de todos los agentes que participan en él y cuya solidez requiere una actividad continuada, de ahí nuestra absoluta obstinación para conseguir un modelo estable y desestacionalizado. Y esta tarea todavía queda mucho por hacer. Hay terquedad para rato.

 

Les aseguro que no es fácil conjugar las diferentes perspectivas, enfoques y sensibilidades. Necesitamos la implicación de todos y todas, de los agentes públicos y privados y también de los propios ciudadanos y ciudadanas que, en definitiva, somos también prescriptores de nuestro territorio. Como les decía, queda mucho por hacer pero ya hemos avanzado una parte importante del camino. Les invito a seguir avanzando junto a nosotros en este apasionante reto turístico.

 

PILAR MONCHO

DIPUTADA DE TURISMO DE LA DIPUTACIÓN DE VALÈNCIA

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados