Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 23 enero 2018

Retraso

Marcar como favorita

Nunca se sacó tanto provecho a un retraso. La inauguración del Ave entre Castellón de la Plana y Madrid pasará a la historia más por las críticas que por el logro. España es así, los españoles somos así, nos pasamos la vida pidiendo algo y lo despreciamos cuando nos lo conceden.

Pero el retraso no es algo intrínseco del nuevo AVE hasta Castellón. Aquí llevan retraso las citas con el médico, las operaciones quirúrgicas,  las devoluciones de Hacienda, los pagos de las instituciones públicas a los proveedores y casi cualquier cosa relacionada con nuestra vida diaria. Hasta parece imposible, verdaderamente te sorprende, cuando quedas con alguien y aparece a la hora fijada.

 

Si los políticos que se dedicaron ayer a criticar y mofarse del retraso del AVE cumplieran con sus obligaciones con la misma celeridad y puntualidad que demandan de la alta velocidad, los presupuestos anuales estarían ejecutados en su totalidad para mediamos de mayo del mismo ejercicio, no para mayo de dos o tres años después.

 

Lo de esta ciudad, o se lo toma uno con humor o terminarías desesperado. El AVE, que ha cometido el pecado de llegar de la mano del PP, no tengo duda de que si hubiera llegado proyectado por el PSOE hubiera ocurrido lo mismo, es una puerta abierta a Madrid sin las incomodidades de trasbordos y en un tiempo que ya hoy nos permite ahorrarnos más de media hora de viaje en comparación con el tren más rápido con el que contábamos hasta ahora. En dos horas y veinticinco minutos, sentadito cómodamente, llegas desde Castellón hasta la estación de Atocha, en el mimo centro de Madrid. Pues a la gente, a bastante gente, no parece gustarle la idea.

 

Que faltan AVEs, que dos son pocos, puede que sea cierto, pronto sabremos fácilmente si falta o sobra, la venta de billetes nos lo dirá en pocos meses. Que se ha realizado con la solución de una tercera vía sin acometer decididamente el Corredor Mediterráneo, también puede que sea cierto. Pero ¿vamos a rechazar un excelente servicio solo porque pudiera haberse hecho mejor?

 

Con los tiempos que corren y lo necesitado de inversiones que está este abandonado país creo que no podemos permitirnos el lujo de rechazar el más mínimo avance en comunicaciones, más aún si seguimos queriendo atraer turistas,  a pasar de cerrarles las cafeterías antes de la hora de merendar.

 

Madrid sigue siendo capital de los negocios, servicios e instituciones y ahora lo tenemos mucho más cerca. Bienvenido sea el AVE, aunque tengo la sensación de que soy el único habitante que se alegra de su llegada.

 

Solo un consuelo para los detractores de la alta velocidad: Si le sigue gustando más ir en burra, nadie le obliga a coger el AVE.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados