Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

AAVV Raval Universitari
Jueves, 1 febrero 2018

Desmontando argumentos del nuevo puente sobre río Seco

Marcar como favorita

El nuevo puente proyectado sobre el Río Seco en el arrabal universitario de Castellón se ha licitado con una celeridad inusual. Tanta premura del ejecutivo local en esta obra ha ido en claro detrimento del debate social al respecto, que apenas ha existido, dejando así lo de la participación ciudadana en poco más que declaración de intenciones. Apenas unas semanas atrás se quejaban también de esto mismo nuestros vecinos de la AVV Sant Joan del Riu Sec (Crémor). Todo ha quedado en un par o tres reuniones en las que el Ayuntamiento no ha llegado a ofrecer alternativas intermedias entre posiciones encontradas, para acabar así imponiendo el proyecto del gobierno municipal y de su oficina de Planeamiento Urbanístico. A pesar de las reivindicaciones vecinales, no se ha cedido ni un ápice respecto del proyecto inicial y, a partir de ahí, sí, se nos ha escuchado unas cuantas veces, pero como quien oye llover.

 

El nuevo puente materializará una idea de anteriores gobiernos locales y el del Pacte del Grau y su concejal correspondiente, Rafael Simó, nada han añadido de significativamente original y nuevo a este proyecto que, sin embargo, podría proporcionar a los socialistas castellonenses una de las fotografías de su próximo programa electoral. De ser así, será, sin duda, una foto muy cara, 1,5 millones de €, y un ejercicio de electoralismo que dejaría bajo el puente las aspiraciones de centenares de familias del Raval Universitari que reivindicamos desde 2014, aún con el anterior gobierno municipal, una conexión exclusivamente ciclo-peatonal en esta zona. Solo el electoralismo podría hacernos entender cómo un mismo gobierno desbloquea, con una mano, la dotación del centro de salud para el barrio, mientras que con la otra mano comete el atentado más grave a la calidad de vida y la salud ambiental de este mismo barrio.

 

El argumento de mejorar el acceso entre barrios no se sostiene, estando el nuevo puente proyectado a menos de 400 metros y un minuto en coche de otro puente, el de la Av. Vicente Sos Baynat, que es de cuatro carriles, con mediana y con vía de servicio. Todo un lujo para el tráfico a motor, tanta abundancia de puentes, tan cercanos y tan caros, en una ciudad y un barrio de las dimensiones de los nuestros. Por población, estructura y dimensiones del Raval Universitari, no es necesaria esta nueva conexión para el tráfico a motor en esta zona, en la que no hay congestiones, ni retenciones, ni atascos significativos y que no va a suponer un adelanto en tiempo de conducción superior a tres minutos. Por contra, sí que estamos necesitados, en este barrio y en toda la ciudad, de accesos y comunicaciones exclusivamente ciclo-peatonales y corredores verdes que promuevan nuevas culturas urbanas y hábitos de vida más saludables y sostenibles, proyectos urbanísticos de futuro, como el de Caminos Escolares, respecto del cual, cabe decir, que tres de los 5 caminos escolares del barrio nacen justo en el punto que el nuevo puente pretenden abrir al tráfico a motor.

 

Según la alcaldesa, la nueva infraestructura mejorará la calidad de vida de los vecinos porque acercará dotaciones. Marco debería explicar a los centenares de familias que viven en la calle Jesús Martí Martín y alrededores en qué mejora la calidad de vida el aumento significativo de tráfico a motor en esta zona eminentemente residencial, con las emisiones tóxicas, la contaminación acústica y el incremento del riesgo de siniestralidad que ineludiblemente traerá. ¡No nos engañemos! Si todas las dotaciones públicas del barrio están ubicadas en la zona opuesta del mismo, junto a la carretera de Borriol, lo propio sería que todo el tráfico en este sentido se canalizara por la Av. Vicente Sos Baynat, ya que es un vial más rápido, de mayor capacidad y al cual recaen muchas menos residencias familiares que en cualquier otra calle del barrio en proporción. Pero el nuevo puente, de circulación en doble sentido, convertirá toda la parte residencial del barrio en travesía para el tráfico a motor con destino a las dotaciones socioeducativas del lado opuesto del arrabal y a la universidad. Todo para ganar unos minutos, a costa, por supuesto, de la calidad de vida de centenares de familias del barrio. El precedente de lo que ocurrirá está en la calle José María Mulet Ortiz, la de mayor siniestralidad y contaminación del Raval Universitari y, no en vano, la calle simétrica en el plano del mismo.

 

Hay que recordarle a la alcaldesa Marco que la Agencia Europea del Medio Ambiente lleva dos años advirtiendo que hay más de 400.000 muertes prematuras al año en las grandes ciudades de Europa como consecuencia de las emisiones tóxicas -principalmente de los vehículos a motor- y que, por ello, el nuevo urbanismo, el innovador, insiste en separar las zonas residenciales de las zonas de tráfico a motor, para preservar así la calidad de vida de las personas. Pero, claro, la calidad de vida de verdad, no de la de los discursos fáciles. Hay que recordarle también a la alcaldesa que muchas de esas grandes ciudades (Valencia, Córdoba, Madrid...) intentan hoy mejorar su calidad de vida peatonalizando puentes, entre otras muchas medidas, porque poco a poco se impone un nuevo modelo de ciudad en Europa -con preeminencia de la movilidad urbana ciclo-peatonal- más sanas y más sostenibles.

 

El nuevo puente sobre el Río Seco, a pesar de lo avanzado del proyecto, ofrece aún la oportunidad de hacer algo nuevo en Castellón, dónde el urbanismo se ha distinguido tan negativamente en nuestra historia reciente; ofrece la oportunidad de promover un nuevo modelo de ciudad y nuevos hábitos de vida urbana y ofrece también aún la oportunidad de encontrar una solución de consenso ante posiciones opuestas. Pero nada de ello será posible sin un gobierno local que se crea, de verdad, más allá de declaraciones públicas, la innovación, la sostenibilidad, la participación ciudadana y a las personas.


 

AVV Raval Universitari

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados