Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 9 febrero 2018

Carne o “pescao”…?

Marcar como favorita

Hay políticos a los que se les ve venir de lejos, su “embestida” es recta y aunque defienden incongruencias, al menos, defienden siempre las mismas. Hay otros políticos capaces de cambiar de opinión de un día para otro o dependiendo de qué sitio pisen en el momento de mentir. Utilizo el duro verbo de mentir porque está claro que si hoy digo una cosa y mañana la contraria, uno de los dos días he mentido.

Hemos asistido estas últimas fechas a como el que algunos consideran paradigma de los nuevos tiempos, Arbert Rivera y su partido Ciudadanos, pretende instaurar el Impuesto de Sucesiones en todas y cada una de las comunidades autónomas a pesar de haber anunciado, hace pocas fechas, que había que eliminarlo.

 

D.Albert es capaz de firmar pactos de Gobierno con el PP al mismo tiempo que firma compromisos, algunos inasumibles, con el PSOE y pacta una nueva ley electoral con Podemos traicionando un posible acuerdo de Estado entre PP y socialistas.

 

Si este señor es el garante de nuestra estabilidad democrática habrá que lanzar los dados ante las urnas para ver que toca votar ese día.

 

Tampoco sabemos si gran parte de la izquierda es “carne o pescao…”. Desde que tenemos en nuestro parlamento “miembras” y “portavozas” uno ya no sabe si asiste al congreso o a un partido de fútbol entre analfabetos feministas.

 

El convencimiento de  que hombres y mujeres son iguales, el respeto a la mujer con todo lo que ello conlleva, no se impone con adoctrinadoras ideologías de género. Puedo asegurarles que toda mi generación aprendimos, mamamos esos valores, en el seno de la familia, esa magnífica y sagrada institución que hoy se empeñan en destruir para poder apartar a nuestra juventud del ámbito familiar y adoctrinarlos cual borregos.

 

Claro está que respetar a la mujer sin que te lo impongan, reírte de personajes como Irene Montero y su destrucción del idioma o mantener tus criterios independientemente de quien sea tu interlocutor, te convierte en “facha”. 

 

Pues me confieso “facha”, si serlo es creer firmemente en la igualdad de la mujer sin imposiciones, derramar mi sangre sin dudarlo un instante por mi madre, mi hija o mi esposa si alguien atentara contra su libertad y mantener mis ideas, sin intención de imponerlas o que alguien las comparta, siendo consciente de que muchas veces me cuesta muy caro.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados