Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Joan Llopis Torres
Domingo, 11 febrero 2018

¿El capazo censurado ?

Marcar como favorita

[Img #111542]

 

En ‘Soneto a Cruz Varela’, para ilustrar el escrito, adjunté la fotografía de un mosaico romano en el que se ve a un sirviente ofrecer un capazo a un asno. Podría suponerse que ofreciendo un poco de aritmética y algunas nociones de prosodia latina, o quizás –al asno hay que darle la paja que le gusta-, simplemente, el pienso corriente que el buen asno agradece. A pesar de ser lunes, al director de "Xornal de Galicia para el Mundo", aún con el reflejo en los ojos del deslumbrante sol del mediodía, no se le ha escapado, aun entornados y adivinos, la mala intención del mosaico. Sin poder entender yo cuál pueda ser esa intención que me atribuye, no sé si a mí o al mismo mosaico. Prefiero mi culpa y se libre el artesano. Quizás haya unas teselas endemoniadas. La culpa será de un espíritu maligno. El que hace callar por el miedo.

 

Es de suponer que el motivo de la exclusión de la fotografía se ajusta a derecho periodístico en el compendio legal relativo a estas urdimbres; y, en la misma duda, he llegado a pensar que quizás fuera por la minifalda del mozo, cosa que he descartado, pues me consta la liberalidad del periódico, habiendo escrito yo en él sobre las rimas de las profesoras de latín, extremo mucho más perverso que el que comentamos (‘caput tuum in ano est’ escribí hablando de las navidades en el Soneto a Varela) Ni se me ocurre recurrir a Quevedo y pedirle consejo en el alguacil alguacilado, pues no hay en el periódico más alguacil y demonio ni licenciado Calabrés que el infortunio y las prisas. Nunca la culpa es del director, eso está claro. Para al final concluir que la culpa es del capazo. El capazo es el culpable. Para caer más tarde, que quizás el director no crea en mi inocencia y haya supuesto que la foto pretendía que se viera en el burro a José Tomás Cruz Varela, nada más lejos de mi intención ni del diablo ¡Por Dios!, pues yo pretendía a capazos hablar de la paja, del heno, de ese forraje sin substancia, de la falta de alimento y del buen juicio de los dicterios de Nerón, por borrico, pollino y garañón, a la vez que honrar a los profesionales del mimbre y a las tradiciones artesanas. Nunca, señor director, del asno que no sale en la foto. Y, al no salir, al no aparecer, ya sólo quedan pues el mozo y el capazo. Yo creo que la culpa es del capazo.

  

    Soneto a José Tomás Cruz Varela

 

       Y quedó Sallent vencida, llegada
       con José la mortal acometida.
       ¡Ni Delezna se diera por vencida!
       siendo española y de Tomás lanzada.

 

      Arrojado Cruz en la avanzada,
      aquélla en confusión y sorprendida,
      con sesudo dicterio a la medida,
      vino a socorrer a la mesnada.

 

      Siendo en Baler o en esta oda,
      todos rieron allí la bobería
      al conocerse de él tenerla toda.

 

       Guía de letrillas y tontería,
       fruslería y bagatela toda,
       el Varela vate y su alquería.

 

El Artículo, con la fotografía del mosaico, se publicó en el ‘Xornal de Galicia para el Mundo’ el 8 de Septiembre de 2017; enlace: http://xornaldegalicia.es/joan-llopis-torres

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados