Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Luis Andrés Cisneros
Lunes, 12 marzo 2018

Desde el Cielo

Marcar como favorita

[Img #112435]

Gabriel Cruz ya está en el cielo

 

No podrá ver cumplidos su sueños, no podrá disfrutar de lo que le podía deparar la vida, no podrá pasear con sus hijos o con sus nietos, no podrá contemplar las cosas buenas que hay en el mundo, no. Alguien ha decidido, sin el más mínimo sentido de humanidad, que no tenía derecho a ello, y ha sesgado su vida de la forma más abyecta y cruel que existe.

 

Gabriel, esa sonrisa que hemos visto en tus fotos, no se borrará nunca de nuestra memoria y, cada vez que la recordemos, nos animará a seguir luchando por intentar hacer un mundo mejor, más humano, con más valores, con más respeto y con más libertades.

 

Una mujer, aunque me resisto a denominarla así, se convirtió en verdugo por propia decisión y, cual Satanás moderno, decidió quién tenía derecho a vivir y quién no. Sin temblarle el pulso y sin el más mínimo atisbo de amor cumplió su macabro propósito.

 

Además, de forma cobarde y ponzoñosa, se valió de la proximidad familiar que le confería vivir con su padre, para ganarse su confianza y asestarle el golpe definitivo. No contenta con eso, siguió actuando arteramente durante los angustiosos días de la búsqueda de Gabriel, demostrando una ausencia total de sentimientos y corazón.

 

Es difícil encontrar un calificativo que defina a ese ser carente de alma y corazón, pero, si se demuestra su culpabilidad, no les quepa ninguna duda que acabará saliendo de la cárcel sin cumplir íntegramente la pena que le impongan. Yo he perdido la fe en que los políticos actuales hagan algo al respecto.

 

Empezarán los partidos a cambiar las leyes, querrán eliminar la prisión permanente (yo lo llamaría cadena perpetua) y seguirán enrocados en lo políticamente correcto. PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos y todo el arco parlamentario, lucharán por ser los más “buenistas” y veremos a esta asesina paseando tranquilamente por nuestro país.

 

De la misma manera que, en otro suceso acaecido también un 11 de marzo, pero del 2004, con 193 muertos y más de 2.000 heridos, ya sólo quedan 8 retenidos en prisión, algunos saldrán en uno o dos años y tres hasta el 2044. Pero claro, tengamos en cuenta que los últimos fueron condenados a más de 30.000 años. Y los políticos mirando para otro lado, mientras seguimos sin saber la verdad sobre los verdaderos instigadores y ejecutores.

 

[Img #112436]

Gabriel Cruz su sonrisa siempre estará con nosotros

Volviendo al niño Gabriel, aún no he visto a ningún grupo feminista, ni organizaciones pro-derechos igualitarios, ni colectivo LGTBI, ni al Partido Animalista (claro, perro no come carne de perro) condenar este execrable crimen cometido por una mujer. Parece ser que para ellos un niño no representa algo a defender y si encima una mujer es la considerada asesina, podrían acabar condenando al heteropatriarcado o al machismo.

 

¿Dónde está esa jauría de vocingleras que asaltaron las calles el pasado día 8? ¿Dónde están los sindicatos que manipularon dicha manifestación? ¿Entre sus objetivos, por los que cobran sus buenos euros, no figura denunciar a una asesina? ¿El ADN de la dominicana estaba infectado por el de un varón?

 

Es más, desde las redes sociales ya han empezado a alzarse voces acusando a los hombres de este crimen. Todas estas acusaciones vienen de colectivos de partidos de izquierdas, principalmente Podemos y otras mentes obtusas que llevan anteojeras en la cara, como los caballos en los toros, y no tienen más que una visión muy reducida.

 

Sólo he escuchado a un partido hablar de la cadena perpetua, y éste es VOX. Sus propuestas pasan por la defensa de la víctima y su círculo familiar, cosa que, hoy por hoy, ninguna formación política prioriza. Eso sí, buenas palabras, condenas grandilocuentes, minutos de silencio, pero ninguna voluntad para modificar las Leyes laxas y permisivas que nos rigen.

 

Quisiera acabar este artículo dando mi más profundo y emocionado abrazo a sus padres, abuelos y la familia, y pidiendo a Gabriel que, desde su rinconcito de cielo, nos cuide y que siga brindándonos esa sonrisa con la que nos dará ánimos para seguir luchando por los valores humanos que nos tienen que guiar.

 

Por Gabriel, y más que nunca acabo, bien fuerte y claro, con un

 

 

¡¡VIVA ESPAÑA!!

Luís Andrés Cisneros

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados