Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 24 marzo 2018

…política

Marcar como favorita

¡Dios mío! ¿Qué tendrá la política, que debiera ser excelsa profesión, para corromper todo lo que toca? No ha librado ni nuestra fiesta de Magdalena, hasta los cimientos de nuestra ermita ha llegado la lucha por el poder y el vicio de controlarlo todo

Contaban que la palabra más bonita del mundo era “mamá” y por ende, la más fea “política” ya que al juntarlas, “mamá política”, se deshacía todo el encanto de la primera.

 

Ha pasado lo mismo con la palabra “fiestas”. Años de paz y gloria, a pesar de reducciones drásticas del presupuesto durante el periodo de la dura crisis, mientras la fiesta estuvo en manos de un equipo de personas que trabajaban por y para ella con la más mínima injerencia política, reducida al ahorro y al control económico.

 

En menos de tres años todo aquel perfecto engranaje, criticado muchas veces por la imposibilidad de “meter mano” en él, se ha venido abajo en el mismo momento que han sido los políticos, y no las gentes del mundo “festero”, quienes   han empezado a tomar las decisiones y politizar la fiesta para su lucimiento y obsesivo deseo de controlarlo todo. Es decir, han conseguido “meter mano” en la fiesta.

 

Siempre se ha dicho que cuando algo funciona, “no lo toques” y también es famoso el dicho de que “algo que va mal siempre es susceptible de empeorar”.

 

Pues se tocó. La paranoia de apartar de su cargo a Jesús López se convirtió en “cruzada” del nuevo equipo de gobierno municipal, creo que solo porque este había cometido el error de contar con la amistad de Alberto Fabra, imperdonable pecado.

 

Se buscó un repuesto en la figura de Juan Vicente Bellido celebrando su elección, por parte de la izquierda municipal, como si se hubiera conseguido el mayor triunfo electoral de nuestra reciente historia. ¡Qué besos! ¡Qué abrazos! ¡Qué gestos de alegría!

 

Pero…siempre con los peros, no contaron con que Juanvi quería ser presidente, no deseaba el cargo para salir en las fotos con la reina y repetir a diario el “sí bwuana” ante los caprichos políticos de los que realmente iban a manejar la fiesta.

 

Se tapó el desastre económico del primer mandato, se ha llegado casi a triplicar el presupuesto pero aún así la imposibilidad de convertir a Juanvi Bellido en figura decorativa empezó a “caldear” el ambiente.

 

Llegaron, era inevitable, las primeras disputas y enfrentamientos que incluso terminaron en los tribunales, donde  Juanvi Bellido fue absuelto a pesar de las declaraciones en su contra de la concejal Sara Usó.

 

La “bomba de relojería” ya estaba instalada dentro del Patronato y la Junta de Fiestas, solo había que esperar a ver cuando explotaba. Estalló, a plena potencia, en esta última Magdalena de 2018 dejando al descubierto todos los trapos sucios que debieran haberse lavado en casa.

 

Ahora nuestra alcaldesa anuncia una rápida modificación de los estatutos ¿Para qué? ¿Para tener aún más control sobre la fiesta? ¿Para seguir ignorando la opinión del Presidente, las Gaiatas y las Collas? ¿Para poder nombrar y destituir a su antojo a quienes realmente debieran organizar la fiesta?

 

¡Pobre Magdalena! Primero la hacen laica y ahora política.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Domingo, 25 marzo 2018 a las 10:43
Vicente
Es sistemático, todo lo quieren, "borrar" como si el funcionamiento de las fiestas fuese "ideado" por el PP, no quieren dejar el menor resquicio, y meten mano y mangonear a su antojo.

Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados