Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 27 marzo 2018

Un cero a la izquierda

Marcar como favorita

No es solo una frase hecha, no hay que hacer demasiados análisis políticos para darse cuenta de que hay un cero a la izquierda de la izquierda. Me explico, el cero a la izquierda no es otro que el que representa la voluntad popular, el pensamiento único impuesto desprecia la opinión de todo aquel que discrepa con la hoja de ruta marcada por una parte de nuestros representantes políticos, curiosamente aquellos que se autoproclaman ejemplo de democracia.

El desprecio a la voz popular ha llevado a consecuencias como el “negro remate” de las obras de Maestría donde no se ha atendido ni una sola de las demandas de los vecinos a pesar de que nuestro gobierno municipal porta, al menos eso dice, el estandarte de la participación ciudadana. Es solo un ejemplo, los hay con mucho más trasfondo social y político.

 

Es cierto que la nefasta Ley Electoral es bastante culpable de lo que sucede ya que permite que sean las minorías, radicales en su mayoría, quienes rijan los destinos de nuestras ciudades o regiones y quienes causen todos los dolores de cabeza de los sucesivos inquilinos de Moncloa.

 

Un buen amigo acaba de remitirme una fotografía del Rey Don Pelayo, cuyo aniversario de acceso al trono celebramos hoy, y me ha parecido muy apropiado el símil para recordar a los ciudadanos que tenemos que luchar para reconquistar nuestra voz e impedir que el pensamiento único gobierne este país.

 

Hay ciertas libertades del individuo que necesitamos recuperar lo antes posible para evitar dejar a nuestros hijos un país sin cultura y sin educación, al margen de que también podamos perder nuestro sistema sanitario, una de los mejores sino el mejor del mundo, y las pensiones.

 

Aguantar que nos impongan el idioma, la educación de nuestros hijos, el adoctrinamiento en las aulas y que la violencia en las calles se imponga a la libertad de expresión se han quedado pequeños desde que ayer miembros destacados de uno de los partidos que gobierna en la Comunidad Valenciana participaron en la quema de fotografías del Rey y del juez Llarena al mismo tiempo que pedían libertad para los políticos presos, presuntos delincuentes secesionistas, llamándoles, mintiendo, presos políticos.

 

Creo que Ximo Puig debiera pensárselo y tomar las decisiones oportunas, no seré yo el que le diga cuales, para terminar con la dictadura del pensamiento único y devolver el respeto a sus votantes, a no ser que también para él y para el PSPV se hayan convertido en un cero a la izquierda.

 

No creo que en democracia sea mucho pedir que nos devuelvan la voz, ya que con nuestro voto hacen lo que les da la gana, y que el ciudadano, el pueblo, vuelva a tomar el poder que se le ha arrebatado.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados