Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

José Aymerich Miralles
Sábado, 21 abril 2018

Al compañero Gracía Edo, profesor de la UJI

Marcar como favorita

Según leo en una nota de prensa de Laura Sanchis en el Mundo Castellón bajo el epígrafe: Legitimidad del pasado, indiferencia del presente, publicada el 18 de abril, se reseñó la tercera conferencia que viene organizando el Ayuntamiento de Castellón dentro del programa "Dos llenguas, una entidad, Castellón”, para aportar razones ante la iniciativa de eliminar la versión en castellano del topónimo de la ciudad de Castellón de la Plana y quedarse solo con la versión en valencià, Castelló de la Plana, veo que sólo acudió un estudiante de la Uji, ya que esta se celebraba en una sala del rectorado. En la mesa presidencial había cinco personas, entre ellas dos de mis compañeros, los profesores García Edo y Gimeno Beti. Es la primera vez que veo esta situación, dónde el cardinal del público es igual a 1. Ahora me arrepiento de no haber acudido para no dejar solo al alumno frente a una mesa con tanto peso nacionalista. Si no fui es porque las dos conferencias precedentes me desmotivaron por completo ya que esperaba ver razones de peso para avalar la propuesta del equipo de gobierno del ayuntamiento de Castellón de la Plana. En la primera conferencia se dictaron los criterios que la AVL tiene para aplicar a la hora de informar sobre la petición del cambio de topónimo por parte del ayuntamiento, en la segunda se puso en juego el procesos que siguieron dos ayuntamiento de la provincia para el cambio del topónimo de su ciudad. En ambas conferencias el cardinal del público asistente era del orden de 50. Lo único que vi claro fueron los intereses de los nacionalistas para provocar el cambio.

 

A ver profesor García, según la nota de prensa Ud dice que los primeros escritos donde aparece el topónimo en castellano de Castellón de la Plana datan del siglo XVIII y que hasta la muerte del rey Fernando el Católico (23 de enero de 1516) los documentos que Ud ha estudiado el topónimo de la ciudad estaba solo en valencià. Primera pregunta: ¿Está Ud sugeriendo que a partir de la muerte del rey de Aragón y regente de Castilla Fernando el Católico no sabe con que lengua se escribía el topónimo de Castellón? Según sus afirmaciones el topónimo en castellano aprece en el siglo XVIII y sólo se empleaba en el ámbito eclesial y por la Inquisición, o a instituciones fuera del Reino de Valencia

 

Sin ser experto, como Ud en historia medieval, me permito informarle que

 

  1. El 5 de noviembre de 1616, el rey Felipe III (del reino de Valencia ya que Valencia conserva sus fueros y privilegios) dirige una carta a su lugar teniente, nobles y consejeros, donde aparece el topónimo Castellon de la Plana (en la tercera linea del texto). En una de las copias de esta carta del año 1671 aparecen los topónimo Castello de la Plana (en la cuarta linea del encabezamiento) y Castellon de la Plana (aparece en la tercera linea del texto)
  2. En la copia de la carta (original en latin) del rey Carlos II (del reino de Valencia ya que Valencia conserva sus fueros y privilegios) concediendo un provilegio a la ciudad de Castellón, el topónimo que aparece es vila de Castello de la Plana (tercera linea del encabezamiento del texto).
  3. En 1677, el rey Carlos II (del reino de Valencia ya que Valencia conserva sus fueros y privilegios) concede a Castellón la facultad de crear oficios, en dicho documento aparece el topónimo como Castellon de la Plana (en la 1ª linea del texto). En este documento aparece el término de la Ballia General de Valencia.
  4. En 17 de noviembre de 1632, en un acta notarial de Sebastianus Aley, apare el topónimo villa Castellionis de la Plana (en la primera linea del texto)
  5. En 1653, en un acta notarial de Arnaldo de Agramunt, aparece el topónimo como Castelionis camp Borriana.
  6. El 26 julio de 1655, en la copia del llibre del Consell de la vila aparece como Castello de la Plana.

 

Esto es una muestra de la documentación que obra en mi poder, como podrá ver es toda del siglo XVII y no está redactada ni por eclesiástico ni por miembros del tribunal de la Inquisición.

 

Y como comparto su premisa de respetar la herencia de nuestros antepasados sólo cabe aceptar el topónimo de nuestra ciudad en bilingüe ya que ambos topónimos fueron empleados por los hombres y mujeres que habitarón Castellón desde los tiempos del Rey Jaime I hasta nuestros días.

 

Si la AVL no acepta nuestros argumentos, sólo nos queda acudir a la carta pobla fundacional de la ciudad otorgada por el rey Jaime I a los habitantes del castillo de Fadrell: CASTELLIONIS de Borriana. Por tanto, con este topónimo se cumple el primer criterio de la AVL el de univocidad.

 

Pepe Aymerich Miralles

Vicesecretario de Implantación Territorial y de Educación

VOX CASTELLÓN

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 23 abril 2018 a las 09:53
Félix Emilio López Conde
Es curioso como el adoctrinamiento de los vecinos del norte en nuestra provincia, cumple su fin desestabilizador. Espero que en esta provincia que era rica en giros de lenguaje de cada pueblo o comarca, no se pierdan. El valenciano oficial, (catalanizado), es una afrenta cobarde al valenciano popular

Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados