Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 13 mayo 2018

Castelló,por cojó…

Marcar como favorita

Siguiendo en su línea de que aquí todo funciona a la perfección y no hay nada que hacer, nuestro Gobierno Municipal, guiado por la sectaria mano de Compromís, apoyado por Castelló en moviment y consentido cobardemente por PSPV-PSOE, dedica su tiempo a erradicar de la faz de la tierra el topónimo Castellón que tanto les molesta por su españolidad.

Es tal la cerrazón de las huestes capitaneadas por Ignasi Garcia y Ali Brancal que Amparo Marco y su lugarteniente Antonio Lorenzo continúan “acojonados” en un rincón dejando el campo libre a todas y cada una de las atrocidades que se les acurren a los separatistas catalanistas.

 

El debate inventado por los antiespañoles, ningún castellonense se había planteado jamás la importancia de llamar a su ciudad Castellón o Castelló según la lengua hablada o usada en el momento, ha servido para reivindicar una vez más su “fuera de sitio” y para organizar conferencias, algunas con un solo asistente.

 

Mientras, los ciudadanos, atónitos, asisten a la dictatorial decisión del cambio de topónimo y a la sorprendente  postura de mirar para otro lado de nuestra alcaldesa y su partido. La opinión del ciudadano, ese al que dijeron venían a defender, les importa un comino, no se salen un centímetro de su hoja de ruta que no es otra que destruir todo lo que sea español y traicionar a su pueblo vendiéndolo , lo antes posible, a esa gilipollez ilegal que han dado en llamar “Països Catalans”.

 

Llega a tal punto su estupidez que son capaces de quedarse sin médicos solo porque no “parlen català”.

 

Resulta al menos  curioso que esta banda, que ha puesto el grito en el cielo por la “fuga de cerebros” de la obligada salida de España de nuestros jóvenes licenciados, no se entere o quiera enterase de la cantidad de bachilleres de nuestra provincia que buscan universidad allende de nuestras fronteras ante la imposición del idioma, huyendo, como de la peste, de la línea lingüística que nuestros políticos han instaurado en la enseñanza media y en la UJI.

 

Un número enorme de jóvenes, al finalizar bachiller, platea a sus padres la salida de la comunidad para estudiar en Español y claro, por lógica, aquellos padres que pueden permitírselo acceden a los deseos de sus hijos cuando es su futuro lo que está en juego.

 

Nada les hace recapacitar, ni tan siquiera la cruel verdad de que las naranjas y los azulejos se venden en inglés o en español, poco, nada diría yo, se vende en catalán.

 

Pero ¿Será por dinero? Se gasta lo que haga falta en destruir el español y fomentar el catalán, sin el más mínimo regateo. Dinero sobra. Hay pruebas evidentes. Que los ayuntamientos afectados vayan preparando sus arcas y sus vecinos sus carteras ante la última genial idea socialista: Poner en funcionamiento “ya” las desaladoras de Cabanes-Oropesa y Moncofa-Xilxes. De lograrse, estaremos ante cuatro ayuntamientos en quiebra donde sus vecinos pagarán el agua más cara de España, perdón por la palabra, a no ser que reciban subvenciones directas del “inventor” Zapatero.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados