Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción CsD
Martes, 22 mayo 2018
Catastro

Vila-real rechazará la nueva ponencia de valores catastrales del Gobierno por “injusta” y por crear distorsiones entre las diferentes zonas de la ciudad

Marcar como favorita
Noticia clasificada en: Vila-real

El alcalde da traslado a la Junta de Portavoces del documento y del informe técnico desfavorable a la ponencia, atendiendo a que la ciudad está inmersa en un proceso de revisión de plan y a que los valores propuestos no reflejan la realidad

El alcalde de Vila-real, José Benlloch, y la concejala de Hacienda, Sabina Escrig, han dado cuenta esta mañana a la Junta de Portavoces de la revisión de la ponencia de valores catastrales remitida por el Gobierno central y de la decisión del equipo de gobierno de rechazarla, en base a los informes técnicos municipales, que detectan una grave dispersión de valores. En concreto, la aplicación de la ponencia tal como la plantea la Dirección General del Catastro, supondría, para mantener los niveles de recaudación actuales, que la mitad de la población -los vecinos de los barrios y zonas más periféricas-, pagarían entre un 5 y un 50% más, mientras que la otra mitad pagaría entre un 5 y un 50% menos. “Esto, unido a que estamos inmersos en un proceso de revisión del plan general, hace del todo inaceptable esta nueva ponencia”, señala Escrig.

 

            El Ayuntamiento en Pleno aprobó, en marzo de 2017, solicitar formalmente al Gobierno central la revisión de la ponencia para ajustar los valores a la realidad del mercado, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. Sin embargo, el documento remitido por la Dirección General del Catastro genera “importantes distorsiones” en función de la ubicación de las viviendas y “una aplicación injusta de la política impositiva”. “Por este motivo, el equipo de gobierno seguirá el consejo de los técnicos, que, en fecha de hoy mismo, han emitido un informe desfavorable. Este documento se remitirá a la Dirección General del Catastro para paralizar la aplicación de esta ponencia”, agrega Escrig.

 

Entre otros argumentos, el informe firmado por el arquitecto municipal destaca  que Vila-real está en estos momentos reiniciando la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, que generará nuevos usos y expectativas que afectarán los valores futuros de las viviendas. Esta misma semana, de hecho, se ha remitido a la Generalitat el escrito para retomar el proceso. Al respecto, el texto recuerda que “la Dirección General del Catastro viene estableciendo como impedimento para la aprobación de una nueva ponencia de valores que en el momento de su redacción no esté en tramitación ningún planeamiento de ámbito territorial completo”. El informe se detiene también en la  modificación puntual del PGOU-régimen jurídico de gestión del suelo, en tramitación, para “poder dar salida a la sangría de aprovechamientos urbanísticos heredada del PP”, recuerda Escrig.

 

Una tercera línea argumental se refiere a las condiciones en las que se han elaborado las ponencias. “La ponencia de valores vigente (del 2006) se elaboró en un momento de auge del mercado inmobiliario, por lo que los valores recogidos quedaron desfasados al alza, como consecuencia de la brutal caída del mercado inmobiliario […]. La nueva ponencia se ha redactado justo en el escenario contrario, en un mercado inmobiliario de liquidación de stock que no se corresponde con su valor real, teniendo incluso un valor inferior al de su construcción”, afirma el informe. “Si a esto añadimos que la crisis ha depurado las expectativas urbanísticas del municipio y ha sentado las bases para el establecimiento de un modelo de ciudad más sostenible, estamos ante una ponencia de valores que no recoge la realidad actual ni la resultante del planeamiento urbanístico en tramitación”, concluye el informe, que argumenta también otro tipo de consideraciones técnicas sobre la fórmula utilizada para las valoraciones para rebatir la ponencia.

 

“Como gobierno de todos y cada uno de los vila-realenses, debemos velar por los intereses de todos y para que la revisión de valores se haga de forma equitativa y justa. No podemos consentir que unos vecinos, precisamente aquellos residentes en zonas menos acomodadas, se vean agraviados por la situación ni que la ciudad deje de avanzar”, argumenta la concejala. La aplicación de la nueva ponencia supondría una reducción de la recaudación de ocho millones de euros. “Esta cifra es absolutamente inviable para una ciudad como Vila-real, y más teniendo en cuenta el lastre de sentencias y resoluciones urbanísticas que arrastramos del Partido Popular”, valora Escrig. “Nada nos gustaría más que poder bajar la contribución a los ciudadanos, a todos por igual; si el PP no hubiera pasado por esta ciudad, seguramente habríamos podido hacerlo”, agrega la responsable de Hacienda, quien, en esta línea, recuerda que el actual gobierno local ha mantenido invariable la presión fiscal desde 2011.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados