Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Luis Andrés Cisneros
Sábado, 30 junio 2018

Gramsci tenía razón

Marcar como favorita

[Img #115889]

Las enseñanzas de Gramsci están de total vigencia

 

Poca gente conoce a Antonio Gramsci, filósofo, teórico marxista, político y, cómo no, periodista italiano del siglo XX. Nacido en 1891 en Cerdeña, fue fundador, junto con Palmiro Togliatti,del periódico Ordine Nuovo, y posteriormente crearon el Partido Comunista. Curiosamente (y no es la primera vez que esto ocurre) ambos provenían del socialismo.

 

Condenado a 20 años de cárcel por el régimen de Benito Mussolini, sólo cumplió 8 años, algo que no ocurría en los regímenes comunistas, desde Lenin a Castro, pasando por Stalin. Fue un teórico del marxismo y una de sus frases más celebres es la que encabeza este artículo: “Tomen la educación, la cultura y los medios de comunicación, el resto se dará por añadidura”. ¿Les suena esa frase a algo de rabiosa actualidad?

 

Pues dicha teoría se ha aplicado en nuestro país a rajatabla y ha traído consigo el Gran Hermano que tan acertadamente describió George Orwell en sus dos obras más leídas, Rebelión en la Granja y 1984 y en las cuales el Régimen Único y Políticamente Correcto, dominaba y manipulaba la vida de los ciudadanos.

 

Y hete aquí que, en pleno siglo XXI, la utopía de uno y la teoría del otro se han hecho realidad y están a punto de liquidar, de manera implacable, la cultura y el modo de vida occidental que ha sido el motor que ha conseguido los avances más importantes de la Humanidad.

 

Hagamos un repaso. Para ello tendremos que remontarnos a la Transición en España. En esa época, una serie de políticos fueron incapaces de ver que con la Constitución que estaban conformando, iban dibujando la balcanización de nuestro país. Por si faltaba poco, y queriendo romper con su reciente pasado (otro grave error) regalaban transferencias a troche y moche, para demostrar que eran más demócratas que nadie.

 

Casualmente, por ejemplo, Adolfo Suárez, que provenía del puesto de Ministro Secretario General del Movimiento y antiguamente Director General de RTVE, el primero que renegó de su pasado fue él. Es más, al verdadero artífice del paso de la Ley a la Ley que fue la Transición, D. Torcuato Fernández Miranda lo marginó y lo apartó ya que no quería saber nada de su pasado. Como dato anecdótico, Fernández Miranda no votó la Constitución ya que veía cual iba a ser su futuro.

 

La derecha, que había contribuido de forma fehaciente a lo que se llamó el milagro económico español de los años 60/70, se quiso despojar de su historia, como avergonzándose de su pasado,o más bien, no queriendo perderse ninguno de los chollos que se avecinaban. Incluso Manuel Fraga se apuntó a ser demócrata desde que nació. Claro tenía a su alcance el Gobierno de Galicia.

 

Estos gurús de la política entregaron, de forma suicida la enseñanza a las comunidades autónomas, poniendo la semilla de la ruptura y desaparición de España y, además, fomentando el odio entre españoles. Pero no contentos con eso, hicieron mutis por el foro y hicieron que el Estado desapareciera de muchas zonas de nuestro país y que el incumplimiento de las sentencias judiciales fueran moneda corriente.

 

Querían más, los hilos ocultos que mueven la política hispana impusieron la dictadura en los medios de comunicación, seguían la consigna de Gramsci, y con subvenciones que provienen de su bolsillo y el mío llenan las arcas y bolsillos de estos que antes eran informadores, y ahora son difusores del mensaje único.

 

Apareció la dictadura de género. Una vez que el marxismo ya no pudo seguir con la guerra contra el capital y al desparecer el proletariado, tuvo que inventarse otro enemigo y lo encontró; el hombre blanco, hetero y español y, de paso tuvo que encontrar la “víctima”, en este caso víctimas, la mujer y el lgtbi.

 

De paso, el mérito, el esfuerzo, el trabajo y el conocimiento han sido reemplazados por el obligado cupo. Es decir, si hay gente muy válida para un puesto de trabajo, pero, si falta completar el puesto por los cupos designados por el Gran Hermano, antes se ocuparía por una persona, aunque no tenga capacidades para ello. Y no digamos nada si, encima, no habla un idioma periférico.

 

Lo más deleznable y rastrero se ha producido con los pactos con terroristas y golpistas. Esta bajada de pantalones y lubrificación correspondiente es un insulto a todas las familias de las víctimas y a aquellos que dieron su vida por que los actuales vividores políticos sigan nadando en la abundancia. ¡¡Miserables!!

 

El crimen del aborto sigue estando desde hace más de 7 años pendiente de la decisión del Tribunal Constitucional y no pasa nada. El atentado rastrero con la Ley de Memoria Histórica y la persecución contra el General Franco no es ni más ni menos que su intento por legitimar una República que perdió, por méritos propios, una guerra que ellos mismos habían empezado en 1934.

 

Y para rizar el rizo, aprueban la Ley de Eutanasia que va a suponer, tiempo al tiempo, que el propio Estado dictamine quien tiene y quien no tiene que morir. Ahora yo me pregunto: ¿Y los médicos que harán con su Juramento Hipocrático?

 

Cuánta razón tenía Gramsci, demos a los enemigos de Españala Enseñanza, la Cultura y los Medios de Comunicación, de esa forma la Dictadura vendrá por sí sola a implantar un régimen liberticida. Evitémoslo, luchemos para dejar un mundo mejor a las futuras generaciones.

 

De momento, sólo VOXse postula para ser la nota discordante de este Partido único. Ánimo Santiago Abascal, los españoles sabrán apreciar el trabajo y valentía de los tuyos. Cada día son más los que no se dejan engañar por la democracia fallida que padecemos

 

Recuperemos competencias, y nuestras libertades y valores

 

 

¡¡VIVA ESPAÑA!!

Luís Andrés Cisneros

 

 
Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados