Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 8 julio 2018

Hasta que la niebla no nos permita ver el horizonte

Marcar como favorita

Dedicarse al periodismo hoy en día es una labor de riesgo. Primero porque los políticos de ahora no soportan la crítica y han perdido el humor y segundo porque estamos obligados a ser adivinos y descubrir cuales con las intenciones reales, casi nunca reveladas, de tus interlocutores.

Vienen tiempos de niebla. Una bruma densa que mucho me temo durará un año en los municipios y casi dos en el territorio nacional.

 

Me explico, aunque ustedes, más inteligentes que yo, ya habrán captado el significado de mi afirmación. Queda un año para las próximas elecciones europeas, autonómicas y municipales, y quedan dos años, al “okupa” de La Moncloa” no lo echamos ni con agua hirviendo, para las generales.

 

Las cortinas de humo que se van a generar a partir de ahora para tapar los despropósitos cometidos en muchos casos y la inacción total en otros va a obligar a la prensa a hacer tal esfuerzo de interpretación que correremos gran riesgo de equivocarnos.

 

Cada día estoy más convencido de que la estrategia planeada por “Iluminado II” Sánchez consiste en aguantar como sea dos años en Moncloa generando tal cantidad de humo que cuando llegue el día de las votaciones la gente esté tan ciega que pueda dar al PSOE una cantidad de escaños suficientes como para no repetir el ridículo de los últimos comicios electorales.

 

Cuenta con un arsenal muy valioso. El primer armamento que ha puesto en marcha, muy sofisticado, mentir a diario es muy difícil, es la “desmemoria” histórica. Tienen que convencer a los españoles, al precio que sea, de que solo los socialistas son “buena gente” y  de que “los azules” son los perversos asesinos creadores del terror.

 

Cuando uno camina sobre la caca, suele terminar oliendo mal y la derecha española, esa que había enterrado el odio y el enfrentamiento hasta la llegada de “Iluminado I” Zapatero, ha empezado a responder, con documentación y pruebas gráficas, en publicaciones y RRSS, aportando la verdad con curas y monjas quemados vivos, niños asesinados con un tiro en la sien, sacerdotes agonizando desangrándose tras ser castrados, monumentos saqueados y posteriormente destruidos además de sacar a la luz las verdaderas biografías de asesinos tan eficaces como Lluís Companys, Santiago Carrillo, Dolores Ibárruri o Francisco Largo Caballero por poner solo unos pocos ejemplos de los numerosos líderes sanguinarios con los que contó la izquierda española durante los periodos históricos de 1931-1936, la II República o a partir de 1936 en las ciudades y pueblos que cayeron en bando republicano hasta su liberación en 1939. Esa memoria histórica no interesa, solo hay que inculcar odio hacia la derecha contando exclusivamente las barbaridades, muchas, que se cometieron en un bando. Un claro ejemplo es la desmedida y mentirosa publicidad dada al bombardeo de Guernica y el silencio mantenido por los mismos hechos ocurridos en Cabra (Córdoba) donde los aviones, esa vez, eran republicanos.

 

Ahora, una vez tomados los medios de comunicación, toca aleccionamiento y cortinas de humo como alargar el conflicto de Cataluña, amenazar con la destrucción del Valle de los Caídos, sacar a la luz la amistad, ya alimentada desde hace años, con los etarras, intoxicarnos confundiendo inmigrantes ilegales con refugiados o exhumar el cuerpo de Francisco Franco como culpable de todos los males. Confían en esta estrategia para poder llegar a las urnas el año que viene sin haber sido descubiertos en su inutilidad y en su propósito de la destrucción de nuestros valores fundamentales.

 

A nivel local y regional la hoja de ruta se copia con puntos y comas. La Cruz de Ribalta, las continuas mentiras sobre la historia local en la guerra civil, la recuperación de los refugios antiaéreos, el cambio de topónimo de la ciudad, la violencia de género, la igualdad, la inexistente pero pregonada transparencia, esa estupidez de la “multiculturalidad”, la perspectiva de género, que aún no sabemos lo que es, y el apoyo incondicional a musulmanes y lobby LGTBI serán las cortinas utilizadas, en este caso desde nuestro Gobierno Municipal, para llegar “vivo” a las elecciones del año que viene.

 

Los problemas de verdad, aquellos que preocupan al ciudadano, seguirán aparcados para poner todo el esfuerzo e interés en conservar el poder.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados