Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 11 julio 2018

Perdiendo la dignidad

Marcar como favorita

Hay cosas que duelen, no por su significación política sino por la ausencia en ellas del más mínimo sentido de la dignidad humana o la decencia.


Nuestra clase política ha perdido la decencia, en algunos casos, o no la ha tenido nunca como en muchos otros.

El recibimiento en La Moncloa del impresentable  presidente de la Generalidad Catalana portando el lazo amarillo en su solapa es una indecencia por parte del “okupa” de la vivienda, “Iluminado II” Sánchez y una afrenta hacia todos los españoles

 

 

Se van a  cumplir veintiún años del asesinato en Lasarte de Miguel Ángel Blanco y son pocos los que se hacen eco de este triste aniversario. Parece que hemos olvidado uno de los días más importantes de nuestra reciente historia. El vil y cobarde asesinato del de Ermua no fue en vano, la muerte del joven concejal marcó, sin duda, un antes y un después del terrorismo etarra. Sirvió para que muchos ciudadanos, callados e impasibles ante la lacra terrorista a la que ya se habían acostumbrado, tomaran conciencia de lo que aquí ocurría.  Ya les he contado en alguna ocasión que en esa triste fecha yo me encontraba en Pamplona y puedo asegurarles que me sentí orgulloso de ser español viendo la reacción de la gente, a pesar de estar sumidos en la fiesta, cuando llegó la noticia del fallecimiento de Miguel Ángel. Yo fui uno de los que tuvo el orgullo y el honor de colgar mi pañuelo, en señal de duelo, en la puerta del ayuntamiento a pesar de que los sinvergüenzas de los amigos de los carniceros los prendieran fuego pocas horas después. A los asesinos, recuperando nuestra dignidad, debemos gritarles, ahora más que nunca, que ni olvidamos ni perdonamos.

 

 

Fíjense si se ha perdido la decencia que creo que absolutamente nadie se ha solidarizado con VOX después de que el Campus de Verano de VOX en Tarragona fuera cobardemente atacado con moto-sierra y material pirotécnico por miembros de CDR. Nadie ha sido capaz de tener la más mínima decencia de condenar los hechos, en España parece ser que amenazar de muerte a los militantes de VOX sale gratis. No quiero ni imaginarme la revolución mediática y política  que se hubiera montado si los amenazados hubieran sido separatistas o pertenecientes a nuestra izquierda. Ni una sola reseña en un informativo, parece que se ha vuelto a dar la orden de ningunear a VOX no vaya a ser que consiga algún escaño en las próxima elecciones.

 

 

Aquí, en nuestra ciudad, sin que nadie proteste, más bien con la alegría de algunos grupos políticos que forman nuestro Gobierno Municipal, aparecían ayer las calles Doctor Clará y Navarra con numerosas pintadas separatistas y pro catalanistas cometiendo, al menos así lo considero, un delito. No se preocupen, los autores recibirán la cobertura política necesaria para que jamás se descubra su identidad y si a alguien se le ocurriera hacer alguna investigación puede que pasara como con la documentación de alguna instrucción de los juzgados de Sevilla que ha sido robada en un caso o tirada a la basura por un descuido en otro.

 

 

¡Que bajo hemos caído!

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados