Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 2 octubre 2018

El fondo de la cloaca

Marcar como favorita

A este paso llegaremos a ver el fondo de las cloacas de nuestra política y, lo que es más grave, el fondo de las letrinas del Estado

Partamos de la base de que hemos de analizar todo desde la presunción de inocencia, es decir desde un punto de vista cercano a la derecha. En España cuando “la arma” uno de derechas hay que crucificarlo, quemarlo en la hoguera y apartarlo de su cargo público sin juicio previo. Si “la arma” uno de izquierdas hay que respetar su presunción de inocencia y mantenerlo en el cargo hasta horas antes de que su caso sea visto en los tribunales en audiencia pública.

 

Habiendo dejado esto claro, asusta leer las noticias, se te ponen los pelos de punta al pensar cuales son “las manos que mecen la cuna”.

 

Ayer, sin ir más lejos, se publicaba la noticia de que el Gobierno de Ximo Puig habría desviado pacientes de la sanidad pública a la privada por lo que un grupo empresarial muy ligado al PSOE habría percibido 9 millones de euros. Hasta aquí nada raro, a pesar de la afinidad política, sabiendo que la intención era reducir las listas de espera, la sorpresa mayúscula llega cuando el grupo privado de hospitales al que se han desviado los pacientes está presuntamente implicado en la financiación en B del PSOE valenciano.

 

Al parecer, la Policía Nacional tendría documentación que acredita que la agencia encargada de la campaña electoral de los socialistas en las elecciones municipales y autonómicas de 2007 facturaba, por orden del PSOE valenciano, directamente al grupo privado de hospitales.

 

Mientras esto ocurre, o presuntamente sucede, el ex comisario José Manuel Villarejo afirma que “preparó”, junto a un alto cargo policial, colaborador de Alfredo Pérez Rubalcaba, y el juez Garzón, el caso Gürtel, considerado por los analistas como una pieza clave para desalojar del poder al PP en la Comunidad Valenciana. No me negarán que oler, huele.

 

La pestilencia ha llegado tan lejos que condenados por el “caso Gürtel” ya han anunciado acciones legales contra Garzón y hay quien asegura que será Villarejo el que obligue e “Iluminado II” Sánchez a “desokupar” Moncloa y convocar elecciones. El primer paso ya está dado al relacionar a la Ministro de Justicia, Dolores Delgado, con la “trama” Villarejo-Gürtel-Garzón.

 

Hay quien trata de limpiar las cloacas antes de que el hedor llegue a la superficie. Ayer el diario El Mundo acusaba al “que fuera magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, de poner en marcha una estrategia procesal en el caso Villarejo que tiene una doble finalidad. La principal, tratar de anular del procedimiento todas las grabaciones del ex comisario. Y, en segunda derivada, apartar de la instrucción a los dos fiscales anticorrupción que están dirigiendo las pesquisas.”

 

Las relaciones de “Iluminado II” Sánchez con George Soros también parece que darán mucho de sí cuando la opacidad de Moncloa, tras la salida de “okupa”, ya no pueda ocultar ciertos “apaños” que estarían produciéndose en contra de la seguridad nacional.

 

Hablando de opacidad, ha pasado ya más de un año y seguimos sin saber quiénes asaltaron la azotea de nuestro ayuntamiento, quien les dejó entrar y quien facilitó su salida. Como ven no solo en las altas esferas, en casa lejana, “se cuecen habas”, en la nuestra a calderadas.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados