Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 3 octubre 2018

El siervo equivocado

Marcar como favorita

Servir, verbo que utilizamos casi siempre en sentido negativo, es de personas entregadas, ”vale quien sirve”, pero lo que nunca puedes hacer es equivocarte de “patrón”, hay gente a la que no se puede ni se debe servir.

Después del ejercicio de violencia y fascismo, con delito de odio incluido, de CUP y CDR contra JUSAPOL, es decir, contra policías nacionales, guardias civiles y sus familias, ahora lo políticamente correcto sería callarte y dejar que las aguas turbulentas del odio y sectarismo sigan corriendo con libertad por las calles de Cataluña donde más de la mitad de los catalanes viven con miedo y perseguidos.

 

Pues no, a esta gentuza hay que meterles ya en el saco de aquellos a los que ni olvidamos ni perdonamos.

 

Lo ocurrido en Cataluña durante la jornada del lunes solo puede calificarse de vergüenza. Vergüenza de traición, violencia, alteración del orden público, asalto a instituciones y de delito de odio. Vergüenza de inacción de nuestro Gobierno, vendido a los intereses de los traidores golpistas secesionistas solo por mantener en su actual domicilio al más nefasto de los inquilinos de Moncloa de nuestra historia.

 

“Iluminado II” Sánchez se ha equivocado de “patrón”, no se puede ni se debe servir al traidor, al golpista, al delincuente, al secesionista y en general a todo aquel que odia España, por el bajo precio de un efímero sillón presidencial.

 

Urge, antes de que medidas más drásticas sean necesarias, antes de tener que pasear alguna de las mascotas de La Legión por las Ramblas, implantar un amplio, largo y duro 155, cerrar TV3, disolver los Mossos de Esquadra, cerrar la Asamblea Nacional Catalana (ANC), suprimir Òmniun Cultural e ilegalizar todos aquellos partidos que atentan contra nuestra Constitución y nuestra libertad, atentan contra el pueblo español.

 

En cualquier país democrático en el que el Estado de Derecho sea una realidad y no una quimera como en este, “Joaquín Tosta” y todos sus secuaces estarían en prisión acusados de declaración de guerra y por lo tanto de alta traición.

 

Además, la marioneta de Puigdemont en el Palacio de la Generalitat, ya no es nadie, la CUP (Candidatura de Unidad Popular) y los CDR (Comités de Defensa de la República), la extrema izquierda radical soberanista, le han exigido ya la dimisión si no se instaura la república catalana, “república o dimisión” fue uno de los gritos más escuchados en Cataluña, dirigido al “Tosta”, en el aniversario del virtual, tramposo y ficticio referéndum del 1-o.

 

Si los del 3% han prometido a la CUP que no negociarán con España, que el único objetivo es la república ¿Qué coño tiene que dialogar “Iluminado II” Sánchez con ellos? ¿O es que el dialogo se lo impone la retaguardia, el de la coleta?

 

La “pinza” que aprieta al “okupa” de Moncloa, por un lado el secesionismo catalán, por otro el intento de destrucción de España por parte de Podemos, le convierte, además de en nefasto, en un  inútil sin capacidad de maniobra que gusta del sillón sin importarle el precio ni España.

 

Las “tragaderas” del egocéntrico socialista serán su propia tumba, esperemos que alguien llegue a tiempo de que no sea también la de España.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados