Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Sábado, 6 octubre 2018

Paganos

Marcar como favorita

Nos usan de paganos, no me refiero a los que no practican religión alguna, para sus sueldos, la mayoría de ellos desmesurados, y pretenden al mismo tiempo tener nuestro respeto.

Es curiosa la forma que tienen la mayoría de nuestros políticos de hacerse ganar el respeto de aquellos que al parecer tenemos como único derecho votar obedientemente cuando nos citan a las urnas.

 

Manteniendo, como siempre he defendido, la presunción de inocencia sorprende la estrategia de bloqueo de Nomdedéu y Brancal al tratar de impedir que se abran los sobres en sede judicial, este solo hecho podría delatarles como presuntos autores de un  delito electoral. Si no incumplieron la ley ¿Qué sentido tiene negarse a averiguar que contenían los sobres que enviaron franqueados con dinero público? Solo se me ocurre que los dos líderes nacionalistas de Compromís imputados traten de impedir que la juez pueda conocer el contenido de los sobres con la propaganda electoral de las europeas de 2014 que presuntamente remitieron camuflada como correo ordinario y pagada con el dinero de todos.

 

Parecer ser que los “abanderados” de la transparencia no lo son tanto cuando son ellos los afectados por la luz y los taquígrafos.

 

Las contradicciones las encontramos allá donde miremos. Nuestros diputados en las Cortes territoriales, esos que se pasan el día hablando de infrafinanciación, tenían al parecer como prioridad, ha sido una de las primeras medidas del nuevo curso político, subirse el sueldo. Sería respetable si sus salarios y emolumentos fueran equiparables a los de la gran mayoría de valencianos pero no es así, más bien al contrario cobran sueldos que en muchos casos rayan la indecencia, quizá no solo por su cuantía sino por el agravio comparativo que suponen para los ciudadanos.

 

Ahora que anuncian a bombo y platillo que “nos van a freír a impuestos”, en el mayor atentado jamás cometido contra una, hasta hace pocos días, emergente economía nacional, resulta que nos enteramos de los desproporcionados e indecentes sueldos que cobran muchos de los alcaldes de este bendito país.

 

Antes, dejar claro, porque es de justicia, que hay 2.550 alcaldes que no cobran nada y otros 540 más, sin dedicación al cargo, que ingresan menos de mil euros al año. Son estos seguramente aquellos que sí están en política por la grandeza de la palabra, por servir a los demás. No nos equivoquemos, la política es profesión para gente honrada que empeña su vida dedicándola  al bien común. Otra cosa diferente es en lo que han convertido la política la gran cantidad de facinerosos que la utilizan como “modus vivendi”.

 

A la cabeza del ranking de la indecencia se encuentra la otra hora “azote de las castas” Manuela Carmena (Podemos) con 102.000 €.

Le siguen los alcaldes de Bilbao, Juan Mari Aburto (PNV) y Valencia, Joan Ribó (Compromís) con  91.300 y 82.600 euros respectivamente.

 

La lista continúa con Vitoria (PNV) (81.860,70), Getxo (PNV) (79.151,08), San Cristóbal de la Laguna (CC) (79.018,52), Almería (PP) (77.677,74), Alcobendas (PP) (76.507,50), Las Rozas (PP)(76.507,50), Pozuelo de Alarcón (PP) (76.507,48) y Valladolid (PSOE)(76.500,06).

 

Como pueden comprobar por las siglas aquí no libra nadie aunque la palma, curiosamente, se la lleve una “podemita” y destaquen en sus honorarios los alcaldes nacionalistas.

 

No solo los alcaldes se apuntan al saqueo, hay muchos concejales que superan los 80.000 e incluso los 90.000 euros anuales.

 

En el atraco a nuestro dinero también participan las diputaciones. Dos presidentes de diputaciones superan los 100.000 euros de sueldo bruto anual, según los datos que ha hecho públicos el Gobierno. Se trata de la Diputación Foral de Bizkaia, donde el diputado general, Unai Rementeria Maiz, percibe 101.965 euros, y de la Diputación Provincial de Barcelona, con los 100.230 euros que cobra su máximo responsable, Marc Castells.

 

En el listado hecho público por el ministerio de Meritxell Batet faltan los datos de otra gran ciudad cuya alcaldesa gana más que el presidente, Barcelona. La página web municipal suple esa carencia. Según su portal de transparencia, el sueldo de Ada Colau es actualmente de 100.000 euros aunque, según precisa, en aplicación del código ético de Barcelona en Comú, en realidad recibe ingresos netos mensuales de 2.200 euros, en 14 pagas.

 

Nuestra alcaldesa aparece muy relegada en la lista con 52.867€ aunque hay que tener en cuenta que la dedicación de Amparo Marco es a tiempo parcial, de lo contrario mucho nos tememos que también estaría en “top ten” de ingresos de los primeros ediles

 

Llama la atención también la desproporción entre los sueldos y el tamaño de las localidades. Creo que la remuneración recibida debiera ir ligada a la dedicación exclusiva y al tamaño de la localidad. No parece de recibo que alcaldes de pueblos cobren sueldos cercanos al del Presidente del Gobierno y no tiene ninguna justificación posible que algunos le superen.

 

Pagar los sueldos de toda esta “banda” es, sin duda, uno de los principales motivos para la cerrazón socialista en subir los impuestos a pesar de ser conscientes, imagino, que la medida supondrá salida de inversión de España, bastante paro y la destrucción de lo poco que queda del “estado del bienestar”.

 

Nosotros, los paganos, somos un cero a la izquierda.

 

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados