Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 17 octubre 2018

Prisas repentinas, nubarrones constantes

Marcar como favorita

Seguimos en el “circo” preelectoral, seguimos teniendo momentos de gloria para desternillarnos de risa mientras los negros nubarrones continúan ensombreciendo nuestra política municipal.

Son curiosas, no quiero calificarlas de graciosas y que se dude de mi máximo respeto a la primera autoridad municipal, las prisas que de repente le han entrado a nuestra alcaldesa por todo lo que hasta ahora parecía ignorar. Barrios, vecinos e infraestructuras no le dejan vivir y ocupan su agenda.

 

 

Sus visitas a los barrios se han convertido ya en habituales, de repente, por arte de magia, se licitan obras para mejorar nuestro entorno industrial y se desbloquea el viejo proyecto “popular” de empalmar la CS-22 con el puerto de Castellón, una infraestructura muy importante y necesaria que en  otra hora no pareció ni tan urgente ni tan necesaria. Lo que es capaz de hacer el olor a urnas que ya lo invade casi todo.

 

Hasta parece que, por fin, se van a realizar las obras del bulevard que se construirá en el trazado de la antigua N-340, ver para creer.

 

 

Las prisas entran en todos los ámbitos de nuestra actualidad. Ignasi Garcia se está dando toda la prisa del mundo en su imposición lingüística, él la llama normalización, firmando acuerdos con Castelló per la Llengua que puedan ser incluidos ya en los Presupuestos Municipales de 2019. Garcia siempre ha tenido muchísima prisa por cargarse el español pero tanta como ahora nunca, quizá el motivo sea que no tengan muy claro cómo quedará configurado el Gobierno Municipal tras la elecciones municipales que se avecinan.

 

 

Por si llovía poco en la  “casa de los líos” que es el consistorio, ahora se han “metido en otro charco” profundo y poco transparente con la designación, más parece eso que una oposición, del nuevo Director de la Banda Municipal de Música. La vocación intervencionista de la izquierda es insaciable.

 

 

No puedo cerrar este editorial sin hacer referencia, una vez más, a mi respeto y acatamiento de las decisiones judiciales pero también les digo, una vez más, que nada me obliga a compartirlas.

 

La justicia impide de momento que tengamos acceso a la investigación, si es que se ha hecho, sobre el asalto a la azotea de nuestro ayuntamiento por presuntamente miembros de las Brigadas Antifascistas.

 

No seré yo quien se atreva a poner en duda la pulcritud de la sentencia pero sí puedo afirmar que craso favor ha hecho a la transparencia, esa de que tanto presume el “tripartito”, de la gestión municipal. La falta de información solo servirá para acrecentar las sospechas que ya nadie esconde de la presunta posible relación de políticos y funcionarios municipales con los asaltantes.

 

 

El miedo escénico ante las elecciones nos va a provocar más de una carcajada y los negros nubarrones de la parte oscura de la política seguirán permitiendo la falta de transparencia y la imposibilidad de conocer la verdad sobre muchas cosas que pagamos nosotros y que tienen  mucho interés en ocultar aquellos a quienes pagamos.

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados