Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Pablo Marco
Domingo, 5 febrero 2012
La industria de la automoción en España (IX)

El CETA: Centro de Estudios Técnicos de Automoción

Marcar como favorita

En 1946, ante la maltrecha situación económica en la que se encuentra España, especialmente en cuanto a la industria en general se refiere, y más aún en cuanto a la de automoción en particular, el INI decide fundar en la calle Padilla de Madrid el Centro de Estudios Técnicos de Automoción (C.E.T.A.)

Este nuevo ente se concibe como un centro de investigación, diseño y experimentación que se encarga de normalizar, estandarizar, reconstruir y modernizar la industria de la automoción española, arrasada tras la guerra. Para dirigir tan ambicioso proyecto José Antonio Suances, a la sazón director general del INI, decide contratar a Wilfredo Ricart, uno de nuestros ingenieros más geniales y con una brillante trayectoria profesional, que acababa de regresar a España proveniente de Alfa Romeo, donde dirigía los proyectos de experimentación y competición.

Una vez Ricart se instala en el CETA con varios de sus antiguos colaboradores de la firma italiana, desarrollan un plan estratégico para el sector de la automoción. Las conclusiones de ese plan son las que marcaran las directrices del estado español en este campo, entre ellas la creación de ENASA, recogiendo la valiosa herencia de Hispano-Suiza, para la fabricación de camiones y la búsqueda de socios internacionales para la producción de turismos, lo que acabaría dando lugar a Seat.

Respecto a ENASA (Empresa Nacional de Autocamiones, SA) se instala en la antigua fábrica de Hispano-Suiza en la Sagrera, conviriténdose, de facto, en la heredera de la mítica marca. Allí se producen todavía algunos pocos vehículos bajo la marca de la cigüeña, pero pronto empiezan a salir los primeros camiones Pegaso I, aunque no sean más que los antiguos Hispano-Suiza 66G. Poco a poco se va modernizando el utillaje y los procesos de producción de la factoría catalana, al tiempo que se construye una gran fábrica en Barajas. Mientras tanto toda la producción se localiza en la ciudad condal, aunque el CETA controlará todo lo referente a la dirección técnica.

También será Wilfredo Ricart a través del CETA quien acabaría convenciendo a las autoridades de la conveniencia para la imagen exterior de España de construir un gran automóvil de vanguardia, pese a que las necesidades del país exigían centrar los esfuerzos en el sector de los vehículos pesados. Fruto de la obstinación de Ricart de mostrar al mundo la capacidad tecnológica del país, nace en 1951 el Pegaso Z-102 (seguido en 1955 del Z-103), uno de los mejores automóviles de la historia del que se producirían 85 exclusivas unidades que acabarían en manos de los más distinguidos propietarios. La producción de estos bólidos cesó en 1957. En cuanto a vehículos industriales, al Pegaso I de 1946 le siguió al año siguiente el II (Z-203) con algunas mejoras, la versión diesel en 1949 o la tractora Z-701 de 1951.

Pero en cuanto al CETA, su actividad era frenética, y los estudios sobre todo tipo de motores, utillajes y aplicaciones se multiplicaban: motores marinos, grupos electrógenos, turbinas de gas, tractores, motores de aviación, mandriladoras, transmisiones o trolebuses, así como experimentos y trabajos de normalización de materiales, elementos constructivos, electrotecnia, instalaciones, maquinaria o utensilios. También normas procedimientos de cálculo y sistemas de organización y verificación, que ponía a disposición de los talleres españoles para su modernización y mejora de su productividad.

Con la marcha de Ricart del CETA el centro perdió su máximo exponente, aunque continuó su actividad hasta finales de los años '60, con espectaculares proyectos como uno de 1961 de un autobastidor para autocar de 4 ejes con un motor diesel de 2 tiempos y 12 cilindros opuestos que llegaba a rendir 360 CV.

Agradecimientos: a la labor de información de Rafa Reyna, sin la cual no se hubiera podido elaborar este artículo.

Fotografías: logotipo, oficinas y folleto del CETA (www.pegasoqueestasenloscielos.es) Pegaso Z-103 (Fotos Pablo Marco)

Acceda para dejar un comentario como usuario registrado Acceda para dejar un comentario como usuario registrado
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados