Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
enviado por ATSGBA
14 de febrero de 2016
Sr. Director...
Respuesta al comentario realizado por un lector a mi artículo de opinión: ¡Póngase al día! ¡Hágase hispanófobo! (I)

Buenos días, invisible y anónimo lector:

Primero agradecerle que haya dedicado parte de su tiempo libre en leer mi artículo de opinión y, segundo, siento profundamente que se esconda detrás de un "alias". No sé si será por miedo a que se conozca su identidad o bien que, en el fondo, no esté convencido de sus propios argumentos o que sienta vergüenza de sus teorías.

Imagino que no habrá consultado la definición de hispanofobia en ningún diccionario, ni siquiera usando Internet (RAE, Word Reference, Wikipedia, etc). De haberlo hecho se habría sorprendido al ver que esa palabra y el concepto que significa son totalmente válidos. Le animo a que lo haga.

Es sorprendente que, leyendo lo que escribí, manifieste que la hispanofobia no existe y que estoy confundido con la castellanofobia. Ignoro en qué fuentes beberá usted para afirmar dicha aseveración. Pero si quiere, le puedo, yo sí lo he buscado, apuntar el significado de la castellanofobia: “un sentimiento de antipatía u odio hacia Castilla, los castellanos o la lengua castellana”. Salvo que usted, torticeramente, entienda como castellano todo lo español.

A continuación, me confunde cuando es capaz de darme la razón diciendo: “España no és Castella ni la llengua propia de España es el Castellà”. Felicidades tiene usted razón, la lengua propia de España es el español. De ahí que la Real Academia de la Lengua Española tenga ese nombre y que, en todo el orbe, se conozca al idioma oficial de nuestro país como español.

Es curioso lo que usted entiende por Multilingüismo y que es más sencillo, sólo hay que comprender el significado semántico de la palabra, o sea el hecho de que una persona o una comunidad sea multilingüe, es decir sea capaz de expresarse en varias lenguas. Ahora bien, si su definición de multilingüismo es marginar a cualquier lengua que no sea la tuya, suprima la palabra y denomínelo simple y llanamente Protección del Valenciano.

Entiendo que a usted, le encanta que el Valenciano, al que yo respeto mucho más que usted al español, sea lengua única y que el español sea marginado de la vida social. De momento ya está marginado y vilipendiado en la escuela pública donde ningún padre puede escolarizar a sus hijos en la lengua oficial del Estado. ¿Y a esto llama usted multilingüismo?
¿No le parecería más coherente, me aventuro a pronosticar que no, que, para defender el valenciano, se hicieran reducciones fiscales a quiénes utilizaran las dos lenguas?

Me alta una duda y me gustaría que usted me la aclarara ¿De qué estudio sociológico ha extraído que el valenciano va perdiendo año tras año valenciano parlantes? Las comunicaciones de casi el cien por cien de los organismos oficiales, están escritas en valenciano, las noticias que emanan, por ejemplo del Ayuntamiento de Castellón, se hacen en valenciano. A nivel de calle el valenciano está completamente normalizado y cada día se habla más. En las escuelas públicas, tan sólo se da una asignatura de español y, como he dicho anteriormente, los habitantes de nuestra Comunidad no tienen la libertad de escolarizar a sus hijos en la lengua que prefieran.

No quiero rehuir la pregunta que usted me formula, de hecho usted conoce mi nombre y ha visto mi fotografía en este diario digital, no es así en mi caso.

Mi respuesta es sencilla. Yo no quiero que se extinga el valenciano, ni me sentiría satisfecho Al contrario creo que su satisfacción sería plena. Porque, además, y si me equivoco no me costaría nada rectificar, intuyo que lo del idioma es sólo una parte de su problema, la parte mayoritaria tiene que ver con su aversión a España.

Con esta respuesta doy por zanjada esta cuestión. La razón es sencilla, no me gusta entablar relación epistolar con alguien de quién, no sé su nombre ni quien es físicamente y que utiliza un “alias” para esconderse.

Lo cual no es óbice para saludarle atentamente.

Luís Andrés Cisneros
Castellón Diario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados