230 viviendas de Almassora se beneficiarán del plan de regeneración de barrios

Se abrirá una oficina de ayuda para las personas interesadas en adherirse al plan y el consistorio se reunirá en el Auditori con los propietarios beneficiados.

 

El Ayuntamiento de Almassora presentará al vecindario el 1 de febrero el plan más ambicioso de regeneración de barrios, que afectará a 232 viviendas después de resultar beneficiario de 3,8 millones de euros del programa Next Generation. La llegada de estos fondos se centrará principalmente en la eficiencia energética de estos domicilios con más de 40 años de antigüedad en un entorno que abarca 99.483,86 metros cuadrados y a 3.000 residentes.

En el entorno de Boqueras, se encuentran 16 bloques de viviendas construidos en los años 70. La calle Boqueras agrupa 96 viviendas, mientras que la calle Batalla de Bailén cuenta con 80 viviendas. Además, en la calle Cirat hay 32 domicilios, en la intersección de Juan de Austria con Purísima hay 12 viviendas, y en la calle Purísima hay 12 viviendas.

Las actuaciones subvencionables previstas están divididas en dos categorías: en 10 edificios (120 viviendas), se posibilitan actuaciones de conservación en fachada y cubierta, así como mejoras en la eficiencia energética mediante el cambio de ventanas de doble acristalamiento, la instalación de aerotermia y paneles fotovoltaicos. También se incluye la pintura de la fachada interior de los edificios. En el segundo tipo de actuaciones, previstas para seis edificios (112 viviendas), se permitiría el cambio de ventanas, el aislamiento de suelos, cubiertas y fachadas, y la instalación de paneles fotovoltaicos, con el objetivo de mejorar la eficiencia energética.

En una reunión en el Auditorio con los propietarios de las fincas incluidas en el Plan de Barrios, el consistorio explicará que tendrá que comenzar la ejecución de las obras este año con el objetivo de finalizarlas en junio de 2026, según el cronograma establecido por los fondos Next Generation. La selección de estos edificios no es aleatoria, sino que cumple con los criterios establecidos por el organismo superior, como que al menos el 50% de las viviendas sean el domicilio habitual de sus propietarios o usuarios.

Además de las intervenciones en domicilios privados, se incluirán también en el plan la urbanización de espacios públicos y la apertura de una oficina de ayuda para las personas interesadas en adherirse al plan. Este plan permitirá avanzar en un año en la renovación de un barrio que de otra manera habría tomado una década.

Auditoría FEDER

La puesta en marcha de los Next Generation coincide con una visita del auditor del Gobierno a Almassora para supervisar el progreso de los proyectos y revisar las facturas relacionadas con los fondos FEDER de la Unión Europea. Es la segunda inspección a la que se somete el Ayuntamiento, la primera de las cuales se realizó «satisfactoriamente» en enero de 2019. La alcaldesa, Merche Galí, y el concejal de Hacienda, Santiago Agustí, recibieron al auditor, quien revisó las obras y la documentación junto con la jefa de Contratación y el técnico municipal de la oficina de gestión FEDER.