Acto vandálico en el Racó del Boverot en Almassora

El yacimiento del torreón del Boverot pertenece a la época del Bronce valenciano.

 

El Servicio de Guardería Rural del Consorcio gestor del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares, formado por los municipios de Vila-real, Almassora, Burriana, la Diputación de Castellón y la Generalitat Valenciana, ha constatado que últimamente por lo menos dos personas rompieron un pedazo de valla metálica de la entrada principal y por el orificio accedieron al interior del yacimiento del Boverot.

Igualmente, otra persona reventó la cerradura de una de las puertas secundarias y accedió al conjunto del yacimiento con un caballo. El animal recorrió todo el perímetro del yacimiento y después subió a la zona más alta.

Esta acción salvaje -conforme el Consorcio- ha provocado que los cascos del caballo al pisar múltiples partes de la construcción del yacimiento arrancaran muchas piedras de ciertas paredes del asentamiento. El yacimiento del Torrelló del Boverot situado en el margen izquierdo del río en el término de Almassora está clasificado como Bien de Interés Cultural (BIC) por la Dirección General de Patrimonio Artístico de la Generalitat Valenciana.

La ocupación original del poblado del torreón del Boverot es de 1.200 a. de C.. Se trata de un asentamiento pequeño, mas muy fortificado que explica su nombre de torreón situado a riberas del río Mijares, a unos veinticinco metros de distancia. El torreón estaba protegido por unas torres protectoras y un enorme muro de protección. El yacimiento del torreón del Boverot tiene una suma importancia en el conjunto arqueológico de esta época del bronce final de 1.200 a.C.

Las excavaciones y estudios científicos han permitido descubrir diferentes estructuras urbanas como una calle con viviendas adosadas y las murallas que resguardaban la vivienda de las continuas invasiones. Este yacimiento prueba la excepcional riqueza arqueológica del río Mijares en un tramo cortísimo de unos catorce kilómetros. Por consiguiente, los actos vandálicos de un BIC como es el torreón del Boverot que ostenta el máximo grado de protección del patrimonio histórico están perseguidos por la ley, ha concluido el Consorcio.