Acusan a la alcaldesa de Castellón de «incumplir el Código de Buen Gobierno»

Acusan a la alcaldesa de Castellón de «incumplir el Código de Buen Gobierno»

El PSPV señala que Begoña Carrasco incumple el Código de Buen Gobierno al mantener a Cristian Ramírez como concejal.

 

El Grupo Municipal Socialista ha instado a la alcaldesa de Castelló, Begoña Carrasco, a cumplir con sus responsabilidades y a destituir de manera inmediata al concejal de Movilidad, Cristian Ramírez, quien aún no ha aclarado la situación de las 134 multas que presuntamente no ha abonado por estacionar de manera irregular en la zona azul de Castelló.

La portavoz socialista, Patricia Puerta, recuerda a Carrasco que el Ayuntamiento de Castelló está adherido al Código de Buen Gobierno de la Federación Española de Municipios y Provincias. Este documento destaca, entre otras cuestiones, los compromisos éticos de los representantes públicos. Puerta subraya,

Durante estas semanas, la falta de ética y moral ha sido evidente ante la indiferencia de Cristian Ramírez hacia el comportamiento ejemplar que se espera de un representante público.

Independientemente de esclarecer el caso de las 134 multas impagadas en un año, Puerta destaca que las 29 admitidas públicamente por Ramírez son un claro ejemplo de incumplimiento del Código de Buen Gobierno de la FEMP.

Esto constituye motivo suficiente para su renuncia o destitución inmediata por parte de la alcaldesa de Castelló, quien continúa siendo su cómplice al mantenerlo en el cargo.

El Código de Buen Gobierno, al cual el ayuntamiento se adhirió en la sesión plenaria de diciembre de 2019, busca, entre otros objetivos, la «integración de la dimensión ética en el funcionamiento de las entidades locales», así como «reforzar los estándares de conducta en el ejercicio de las responsabilidades públicas». Insiste la portavoz socialista, Patricia Puerta.

Otro punto crucial -recuerda- es la obligación de «respetar las obligaciones derivadas de su cargo y, en especial, la normativa reguladora de las incompatibilidades y los conflictos de intereses, los deberes de honestidad o buena fe«, entre otros aspectos. Asimismo, se destaca,

Los concejales ejercerán los poderes que les atribuye la normativa vigente con la finalidad exclusiva para la que fueron otorgados, evitarán toda acción que pueda poner en riesgo el interés público o el patrimonio de las administraciones, no se implicarán en situaciones, actividades o intereses incompatibles con sus funciones y se abstendrán de intervenir en los asuntos en que concurra alguna causa que pueda afectar a su objetividad.

En relación con Cristian Ramírez, la portavoz socialista señala que «nos engañó a todos hasta el 31 de enero, día del pleno en el que denunciamos desde el PSPV que, presuntamente, acumulaba 167 multas en zona azul durante el último año«. Añade que tanto Ramírez como su portavoz, Vicent Sales, negaron todo por la mañana y admitieron tener 29 multas sin pagar por la tarde, algunas desde 2019.

Relacionados  El PPCV ensalza los recursos sanitarios que Mazón otorga al Hospital de Vinaròs

La portavoz socialista concluye destacando que este escandaloso hecho, revelado por su grupo político, debería ser motivo suficiente para que Ramírez renuncie a su cargo como concejal. Sin embargo, señala que tienen a un concejal de Movilidad que desprecia las normas y a una alcaldesa que lo protege por intereses ocultos que quizás salgan a la luz algún día.

Certificados

Al mismo tiempo, desde el PSPV ya se ha solicitado una copia de los certificados que exhibió en el pleno del pasado 9 de febrero el concejal de Movilidad, Cristian Ramírez. Según el edil, estos certificados confirman que está libre de cargas tanto con la empresa encargada de regular el estacionamiento en la zona azul como con el servicio de recaudación del ayuntamiento. Esto, después de haber abonado alrededor de 2.000 euros por 29 multas acumuladas entre 2019, 2020, 2021, 2022 y 2023.

Patricia Puerta insiste en que es «prioritario» para todos los ciudadanos de Castellón conocer «qué ha pasado con las 134 multas por estacionamiento indebido en zona azul que, presuntamente, no ha pagado Ramírez, muchas de ellas durante su periodo como concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Castelló».

Por ello, el primer paso es obtener copia de los certificados que Ramírez presentó desde el atril, algo que hasta ahora no ha sucedido.

Además, desde el PSPV se ha planteado una pregunta en el seno de la Comisión de Impulso Económico, Empleo y Capital Humano celebrada el lunes, con el fin de obtener información sobre el plazo habitual de respuesta y las tasas que cualquier ciudadano debe abonar para obtener dichos certificados.

Puerta concluye señalando que cada día que pasa con Cristian Ramírez como concejal de Movilidad es motivo de burla hacia los ciudadanos de Castellón. Además, critica la falta de responsabilidad del edil al no presentar su dimisión y considera aún más inaceptable que la alcaldesa y mentora de Ramírez, la señora Carrasco, no lo haya destituido de manera inmediata.

Conoce más noticias de Castellón en este enlace.