Agua de vida y salud en Benassal

De las montañas castellonenses del Alt Maestrat nace el agua de Benassal.

Un manantial puro que brota en la Font d’En Segures y que proviene de la precipitación del agua de lluvia y nieve dentro de un paraje natural situado a 900 metros de altitud.

“Se empezó a comercializar en 1928, distribuida por las grandes capitales, gracias a que se aprobó el Real Decreto de Utilidad Pública. Desde entonces es considerada un agua minero-medicinal con propiedades terapéuticas. Antes, hacia los años 70 y 80, se compraba también en las farmacias, puesto que se consideraba curativa y muy beneficiosa para las enfermedades de riñón, ayudaba a expulsar las piedras y así favorecer la salud de las personas que sufren esta dolencia” relata Elisabeth Tena, encargada del departamento de marketing de la empresa Agua de Benassal.

Además, el agua de Benassal ha sido pionera en la producción de algunos envases, formatos innovadores que han ido evolucionando con el paso del tiempo. “Ahora utilizamos formatos sostenibles, de economía circular reutilizables y que no contaminan. Podríamos decir que este es nuestro producto estrella, el envase retornable” asegura Tena, quien también resalta que “comercializamos, además de en el mercado nacional, en China, en Emiratos Árabes, Panamá y Singapur”.

En definitiva, el Agua de Benassal se trata, hoy en día, de un producto muy valioso que podemos encontrar en las mesas de restaurantes y casas para darles un toque de distinción y elegancia con sus excepcionales propiedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *