Ahorro energético ’50 50′ en cinco colegios de Castellón

Se trata de una iniciativa vanguardista que consigue implicar a los centros educativos con prácticas participativas y de dinamización en el ahorro energético.

 

5 centros de educación de Castelló fortalecen sus hábitos sostenibles en este curso a través del proyecto 50 50 de ahorro energético que impulsan las Concejalías de Transición Ecológica y Educación del Consistorio de Castelló, que implica a la comunidad escolar en hábitos sostenibles que reduzcan el gasto en luz, gas y agua. Los 5 colegios que han empezado esta propuesta son el Bernat Artola, Bisbe Climent, Enriqueta Agut, Pintor Castell i Gaetà Huguet.

Es una iniciativa vanguardista que consigue implicar a los centros con prácticas participativas y de dinamización en el ahorro energético, enseñando dinámicas sostenibles, a la vez que comporta mejoras en sus dotaciones ya que el cincuenta por ciento del ahorro se destina a las necesidades de cada centro y la otra mitad a fortalecer medidas de eficiencia energética», ha explicado el concejal de Transición Ecológica, Fernando Navarro.

El edil de Educación, Francesc Mezquita, ha señalado,

Todos y cada uno de los gestos suman para promover hábitos sustentables y de ahorro energético implicando de forma directa el estudiantado y a toda la comunidad educativa, y proyectos como éste asisten a la concienciación medioambiental, fundamental en esta coyuntura de urgencia climática y, más allá de las mejoras infraestructurales que va a suponer el programa para los centros y su ambiente, forma en unos valores precisos para crear una sociedad más sostenible y la ciudad educadora que deseamos.

El alumnado efectúa medidas como difusión de buenas prácticas, seguimiento en contadores, más control en encendidos y apagados de luz, entrevistas a personal de mantenimiento sobre el uso de la calefacción, o al personal de cocina y de limpieza a fin de que cooperen.

También, para este periodo vacacional por las fiestas navideñas el proyecto asimismo prepara un mayor seguimiento para ajustar el gasto energético.

El proyecto ha formado en todos y cada centro un equipo energético integrado por Ampas, estudiantado, profesorado, personal de mantenimiento y comedores escolares, y representantes del Consistorio y de la asistencia externa que fomenta esta propuesta (Aeioluz).

Cada mes se reúne para cotejar el gasto energético en luz y agua respecto a las facturas de los 4 años precedentes y plantea nuevas medidas de ahorro. Al final del curso se verificará la mejora energética conseguida y, de este ahorro, el cincuenta por ciento va a ser empleado por el centro para fortalecer sus infraestructuras, y el otro cincuenta por ciento por el Consistorio para seguir fortaleciendo la eficacia de los centros participantes.

Se trata de una propuesta que se ha llevado a cabo de manera exitosa en otras ciudades que tiene el doble objetivo de formar en hábitos sustentables y reducir la factura energética y prosperar las infraestructuras de los centros merced a este ahorro.