Alex: Ciclón Extratropical que trae el «horno ibérico»

A lo largo de esta primera mitad de la semana, se esperan máximas superiores a los treinta y cinco grados en el sur y lluvias en el norte de España.

 

Entre el jueves y el viernes las temperaturas excederán en diez grados los valores normales .
En los últimos días las temperaturas han descendido, sobre todo en la zona occidental de la Península. Este refrescamiento ha venido ligado además de esto a tormentas de gran intensidad en la mitad norte, con intensas granizadas y lluvias. En los próximos días volverá el calor y los valores estarán sobre la media, como consecuencia en parte a la presente tormenta tropical Alex que se aproximará ya como ciclón extratropical, como asevera Samuel Biener, especialista de Meteored.

Este martes el predominio será de cielos poco nubosos, salvo en la mitad norte de la Península y en el archipiélago canario. Va a llover en el Pirineo y el Cantábrico oriental, y por la tarde podrían aparecer chubascos, igualmente en el interior de Galicia y otros puntos montañosos del nordeste. A lo largo del día se excederán los treinta y cinco grados en zonas del valle del Guadalquivir, Málaga, Granada y en el prelitoral del sudeste peninsular. El interior de Cataluña, el sudoeste, Meseta Sur y ciertas zonas de Aragón se van a quedar cerca de estos valores.

El cielo estará este martes poco nuboso con intervalos de nubes altas en la Comunitat Valenciana mientras que en el interior de Castellón se espera nubosidad de evolución diurna por la tarde, donde no se descartan chubascos débiles, ocasionalmente con tormenta.

Las temperaturas mínimas irán en ligero ascenso y las máximas en descenso en Valencia y sin variaciones importantes en el resto. El viento soplará variable flojo, con predominio de la componente este por la tarde.

El miércoles, la llegada de un nuevo frente poco activo provocará lluvias débiles o moderadas en Galicia y vertiente cantábrica. A lo largo de la tarde volverá a llover en el Pirineo y en la Ibérica sur. En el resto del territorio prevalecerá el entorno estable, con nubes bajas en el litoral este. En Lleida van a llegar a los treinta y seis grados y en el valle del Guadalquivir, Málaga y Granada los valores podrían superar los treinta y cinco grados.

Alex, a pesar de la lejanía, se apreciará a partir del miércoles

En la segunda mitad de la semana las temperaturas aún van a subir más. Va a entrar en escena Alex, el primer ciclón tropical de la época en el Atlántico que, ya como ciclón extratropical, va a llegar a las proximidades de Islandia y las islas británicas cara el viernes. Desde esa zona nos afectará indirectamente, ya que empujará una dorsal anticiclónica con aire caluroso cara el continente europeo. Además de esto, el “horno ibéricose va a poner nuevamente en marcha, recordándonos que la península puede fabricar su calor.

El jueves los valores ascenderán en la vertiente atlántica y alcanzarán los cuarenta grados en Córdoba y Sevilla, al paso que en múltiples puntos de la mitad sur y en zonas de Gran Canaria las temperaturas máximas van a estar entre los treinta y cuatro y treinta y siete grados .

Valores de hasta diez grados sobre lo normal

En la jornada del viernes van a subir las temperaturas de forma extendida en la Península y el archipiélago balear, salvo en el Estrecho y puntos del extremo norte donde descenderán. En el valle del Guadalquivir y en las vegas del Guadiana se va a llegar a los cuarenta grados , al tiempo que en múltiples zonas de interior y mitad sur excederán los treinta y cinco grados . En la vertiente cantábrica y litoral norte de Galicia proseguirán las lluvias y el entorno fresco, al paso que en Canarias resaltarán los alisios.

Si se mantiene la situación, en todo el interior peninsular los valores diurnos van a estar diez grados sobre la temperatura frecuente para estas fechas.

¿Cambios a lo largo del fin de semana?

Pese a que existe incerteza, el modelo de confianza de Meteored prevé un incremento de la inestabilidad, que empezará a apreciarse a lo largo de la tarde del viernes con fuertes tormentas en puntos de montaña del interior. Desde entonces la situación de una vaguada condicionará la inestabilidad meteorológica.