Alivio fiscal de 10’1 millones de euros en impuestos por parte del PP en Castellón

El PP, entre otras propuestas pide revertir la subida de un 1 por ciento el Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica para turismos de más de dieciséis Caballos Fiscales y motos de más de quinientos CC o bajar la tasa genérica de vado.

 

La portavoz del PP en el Municipio de Castelló, Begoña Carrasco, ha presentado al lado del concejal del PP encargado del área económica, Juan Carlos Redondo, una propuesta de alivio fiscal para ahorrar 10,1 millones de euros en impuestos a los castellonenses, y lo ha hecho frente al Mercado Central para patentizar la «complejidad» que supone hoy llenar la cesta de compra.

En un instante de extrema complejidad donde cuesta más llenar la nevera, se han disparado los costes de la luz, el gas, y la vuelta al cole es la más cara de los últimos veinte años, el Municipio como administración más próxima debe ayudar. La mejor forma es bajando impuestos para asistir a las familias.

Conforme ha apuntado Carrasco, quien ha añadido que «bajando impuestos se atrae inversión y se crea empleo, los castellonenses no desean vivir de subvenciones, sino más bien de un empleo para abonar sus facturas. No hay mejor política social que el empleo que es nuestra prioridad».

Se trata de una propuesta que el PP presentó en el mes de febrero, de forma interna, en la comisión de estudio municipal de ordenanzas fiscales, «de la que no se ha vuelto a saber nada».

El PP desea bajar impuestos y sabe de qué forma hacerlo, con una propuesta real y viable. Llevamos ejercicio tras ejercicio solicitando sensibilidad al gobierno municipal de Amparo Marco a fin de que baje los impuestos a los vecinos y vecinas, que sienten que pagan impuestos de primera y reciben servicios de tercera.

Ha aseverado la ‘popular’.

Hoy probamos que es posible bajar el IBI, el impuesto de vados, de circulación o el ICIO, un ahorro de diez con un millones que se quedarían en el bolsillo de los y las castellonenses y lo harían circular activándose la economía.

Ha destacado, Carrasco.

Conforme los ‘populares’,

El Consistorio de Castellón deja todos los años millones de euros sin ejecutar, hasta ciento ochenta y siete millones de euros sin ejecutar desde el año dos mil dieciséis, dinero que se colecta, que sale del bolsillo de los y las castellonenses y que entonces no se convierte ni en servicios ni en inversiones. Si no son capaces de revertir en mejores servicios el dinero que colectan, mejor dejarlo en el bolsillo de los y las castellonenses.

Ha insistido la portavoz del Conjunto Popular.

Por su lado, el concejal del PP, Juan Carlos Redondo considera este plan de ahorro fiscal para las familias castellonenses es una medida precisa para asistir en instantes de necesidad como este.

Apostamos por una bajada de impuestos selectiva y justificada ahora más que nunca para combatir la inflación.

Ha puntualizado.

Y ha destacado que la solución está en suprimir gasto innecesario.

Los diez con un millones de euros de ahorro en impuestos a los y las castellonenses los sacaríamos del dinero que termina yéndose a los bancos a amortizar deuda de forma adelantada, como los nueve millones de euros en dos mil diecinueve o los siete millones en dos mil dieciocho y, además de esto, y más interesante aún, del dinero que se presupuesta en inversiones y que el equipo de gobierno jamás llega a gastar, de forma que no revierte en los castellonenses.

Ha subrayado Redondo, quien ha agregado que de dos mil quince a dos mil veintiuno este remanente de tesorería asciende a doscientos treinta y seis con treinta y seis millones de euros.

En cambio nuestra propuesta de rebaja fiscal de 10,1 millones de ahorro no supone ni el cinco por ciento del global del presupuesto de este Municipio.

Insiste.

PLAN DE AHORRO

El artículo  72.1 de la Ley reguladora de las Haciendas Locales deja para los inmuebles urbanos un factor mínimo del 0,40 por ciento . Hoy día el Municipio de Castellón está aplicando el 0,69 por ciento . El Conjunto Municipal Popular plantea bajar dicho factor en un diez por ciento, con lo que quedaría fijado en el 0,62 por ciento 0, aun así, 0,22 puntos sobre el mínimo establecido, y supondría un ahorro para en torno a 100.000 propietarios de viviendas de Castellón, conforme los ‘populares’.

Con respecto al Impuesto Recursos Inmuebles de características especiales (BICE), se deja para estos inmuebles un factor entre 0,4 y uno con tres por ciento, y hoy día se les está aplicando el 0,95 por ciento. El Conjunto Municipal Popular plantea bajarlo al 0,85 por ciento 0, que era el tipo actual ya antes de la subida, aun así, «por encima» del mínimo establecido legalmente del 0,4 por ciento; mas que supondría un ahorro «esencial» para las empresas del Puerto.

En lo que se refiere a las tasas por ocupación de vía pública, se plantea la prórroga de la exención del pago por lo menos hasta el treinta y uno de diciembre de dos mil veintidós, «pues la restauración del comercio y la hostelería aún no se ha producido y en ningún caso se ha llegado a las cantidades de facturación precedentes a la pandemia».

Por otro lado, la Ordenanza Reguladora del ICIO en la actualidad actual desde enero del dos mil veintidós establece el género de impuesto para este impuesto en el tres con cero por ciento. El Conjunto Municipal Popular pide para el año dos mil veintitrés una rebaja del veinte por ciento de tal impuesto para disminuir al mínimo la caída de ingresos de las compañías del ámbito y que sirva asimismo de estímulo para el establecimiento de nuevas empresas en el territorio. Dicha bonificación ubicaría el nuevo tipo aplicable en el dos con cuatro.

Además de esto, la Ordenanza fiscal reguladora del Impuesto sobre Actividades Económicas, en vigencia desde enero de dos mil diecinueve, establece bonificaciones dependiendo del año de actividad y de la tasa creación de empleo de la compañía. Se pide la bonificación auxiliar del veinticinco por ciento del impuesto para aquellas actividades golpeadas de forma directa por la pandemia como la hostelería, el ocio nocturno, el comercio y el turismo.

Los ‘populares’ asimismo plantean bajar la tasa genérica de vado de trescientos noventa y cinco euros un cincuenta por ciento, quedando fijada en ciento noventa y siete con cinco euros, «lo que supondría un ahorro esencial para los titulares de vados permanentes».

Igualmente, el PP pide revertir la subida de un 1 por ciento en el Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica para turismos de más de dieciséis Caballos Fiscales y motos de más de quinientos CC, del Artículo 12.1 de la Ordenanza Fiscal Reguladora del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica que se aplicó en el año dos mil veintiuno, y que se aplique una bajada del impuesto del diez por ciento a los automóviles no bonificados.

Esta bajada, afectaría en el caso de los turismos, más o menos al setenta por ciento de los más de cien mil vehículos que circulan por la urbe,

Lo que supondría un estímulo en un instante de grave crisis económica para aquellos impositores que no tienen poder adquisitivo para la compra de vehículos con etiqueta cero o ECO, más costosos que el resto de los turismos, y que son los que tienen bonificado el impuesto.

Han zanjado los ‘populares’.