Almassora adjudica las obras de la comisaría por 578.000 euros

Escaplés e Hijos transformará el Instituto de Calidad de la Edificación abandonado en 2012.

El Ayuntamiento de Almassora ha adjudicado a la empresa Escaplés e Hijos S.L. la reforma del antiguo Instituto de Calidad de la Edificación que utilizará como comisaría de la Policía Local por 578.234,8 euros. Tres constructoras han optado al concurso público para hacerse con el contrato que permitirá dar uso al bloque abandonado en la calle Industria tras ocho meses de trabajos que empezarán a contar desde la formalización del acuerdo.

Los trabajos salieron a licitación por 600.000 euros y finalmente recaerán a cargo de la oferta más ventajosa, que contará con financiación al 50% del consistorio y de la Generalitat Valenciana, según el acuerdo alcanzado entre ambas administraciones. El grueso de la reforma se extenderá durante 2022 en un recinto sin uso desde 2012 que esta actuación ampliará y transformará en sede principal de la Policía Local.

El edificio sumará 216,27 metros cuadrados a los 427,42 actuales para incrementar el aprovechamiento de un centro que compartirán la plantilla y la ciudadanía. Ésta accederá por la fachada principal, la más visible tras la eliminación de la valla que bloquea el paso en la actualidad. En el centro quedará el espacio central para formación y reuniones de policía, con despachos en los extremos, mientras que las inmediaciones del recinto contarán con depósito de vehículos, zona de entrenamiento deportivo, aparcamiento de motos y vehículos y varias zonas ajardinadas.

Los técnicos municipales de Urbanismo han diseñado la nueva sede de Policía Local, en colaboración con este cuerpo de seguridad, para atender las necesidades de una plantilla que crece, moderniza sus equipos y atiende a un mayor número de población. No en vano, la nueva nave central contará con sala de visitas, sala polivalente, armero, sala de atestados, aula de informática, comedor para la plantilla, baños y vestíbulo, instalaciones que superan las prestaciones de las dependencias actuales.

La empresa adjudicataria, ganadora del concurso público, es especialista en rehabilitación de edificios. Su cometido pasará por transformar este bloque construido en 1977 y abandonado en 2012 que se convertirá en centro de referencia de la seguridad municipal en el polígono Mijares. De hecho, su modernización situará a la Policía Local en el punto de confluencia de la estación de ferrocarril y el polígono industrial, mientras que las dependencias que quedarán libres en la planta baja del edificio consistorial asumirán otros usos municipales.

La alcaldesa de Almassora, Merche Galí, ha agradecido al Consell “su voluntad de seguir colaborando con nuestra ciudad, como ya demostró con la gestión del derribo del Grupo B o la transformación del nunca inaugurado edificio de frutos secos en sede del ITC”. En este sentido, Galí ha recordado que la inversión está incluida en los presupuestos de la Generalitat Valenciana “asegurando así los fondos para Almassora”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *