Almassora busca fondos europeos de recuperación para Corell y la Vila

El consistorio aprovechará la estrategia DUSI para canalizar la llegada de ayudas

El Ayuntamiento de Almassora ha trasladado su solicitud a la Dirección General de Coordinación de la Acción del Gobierno para pedir fondos de europeos de recuperación que repercutan en mejoras en los barrios de Corell y la Vila. Así lo ha comunicado esta semana la alcaldesa, Merche Galí, a la Generalitat Valenciana en la reunión telemática mantenida para avanzar la coordinación de la llegada de esas ayudas europeas que canalizará el Gobierno.

El consistorio prevé aprovechar la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI) y proyectos ya redactados para rehabilitar ambos barrios con el objetivo de adelantar la captación del presupuesto canalizado desde la Unión Europea. La regeneración de barrios, las políticas inclusivas, la accesibilidad, la eficiencia energética o la apuesta por la movilidad sostenible son algunas de las claves que regirán la solicitud de Almassora.

En este sentido, Galí asistió al encuentro convocado por el Consell para municipios de entre 20.000 y 50.000 habitantes y trasladó la voluntad de la localidad de participar en la convocatoria de ayudas a través de dos manifestaciones de interés: la regeneración de Corell y el casco antiguo. La inclusión de ambos en la propuesta que el consistorio elevará a la Generalitat para la canalización de fondos de la Unión Europea a través del Gobierno responde a la vocación municipal de aprovechar el trabajo ya realizado para garantizar una tramitación rápida.

La conversión del Auditori Les Boqueres en un moderno centro socio-juvenil y la inversión de más de un millón de euros en el barrio forman parte de la estrategia presentada a los fondos FEDER y cuentan con la aprobación del ministerio para sufragar el 50% de la actuación. Este hecho permitirá rejuvenecer el distrito y dotarlo de elementos para la cohesión social, circunstancias que prevé aprovechar el departamento de Urbanismo para optar ahora a una nueva edición de fondos europeos, en este caso los de recuperación tras la pandemia de coronavirus.

Por su parte, la Vila es otro de los pilares por los que apostará el Ayuntamiento de Almassora para atraer la mayor cantidad de ayudas posibles tras el trabajo técnico ya realizado. Culminada la primera fase de peatonalización del casco antiguo y con el proyecto de rehabilitación de la plaza Mayor y adyacentes previsto para este año, la localidad está en disposición de optar a nuevas subvenciones a través de objetivos de la Unión Europea como la inversión en energía eficiente, protección social, igualdad de género y de oportunidades, digitalización, etc.

El consistorio entiende que está en disposición de participar en ese modelo de trabajo coordinado entre las entidades locales y la propia Generalitat para modernizar dos barrios emblemáticos, que responden a su propia idiosincrasia y que tienen detectadas ya las oportunidades de modernización para vencer el riesgo de la despoblación.

Deja un comentario