Almassora comenzará la nueva excavación en el Torrelló en febrero

Tras los indicios de nuevos restos, la empresa trabajará 70 días en el yacimiento

La empresa de arqueología Global Geomática S.L. empezará la nueva excavación en el yacimiento del Torrelló del Boverot en Almassora el próximo mes de febrero. Tras los indicios de nuevos restos en el recinto arqueológico, la firma trabajará en la zona durante 70 días. La actuación, valorada en 35.584 euros, dará paso a la elaboración de una memoria que recogerá los resultados de los trabajos. Esta intervención está cofinanciada al 50% por fondos municipales y FEDER de la Unión Europea.

Los trabajadores restaurarán 25 metros de muralla e iniciarán una investigación sobre los restos de dos muros pequeños, junto a la muralla principal, que corresponden a los siglos II y IV. En este punto, los expertos esperan encontrar restos que marquen hacia dónde se puede extender el yacimiento. Esta nueva línea de investigación se desarrollará junto al barranco del Millars.

Los técnicos del consistorio han señalado que la contratación de una empresa externa es imprescindible por la especialidad de los trabajos, ya que con los medios y recursos propios es inviable llevar a cabo esta operación. Además, la firma adjudicada deberá realizar un informe-memoria al finalizar la actuación con los resultados de la nueva excavación y presentarlo en el plazo de tres meses.

Este documento constará de un inventario con todas las piezas arqueológicas encontradas. Así como dibujos de las mismas, plantas, fotografías, etc. Estos materiales se depositarán en el Museo del Torrelló y quedarán registrados en un base informatizada. Cabe destacar que Gerardo Clausell, arqueólogo del Ayuntamiento de Almassora, dirigirá la excavación del Torrelló del Boverot junto a los directores de la compañía.

El objetivo de esta nueva intervención es recuperar patrimonio arqueológico a través de la excavación y restaurar los restos hallados que posteriormente lucirán en el Museo Municipal de la calle Mayor. Las tareas también servirán para poner en valor y consolidar los tramos urbanos en el propio recinto arqueológico, ubicado junto al polígono industrial del Camí Fondo, en el SUPOI-8.

Por último, el pliego técnico indica que los movimientos de tierras se efectuarán manualmente siguiendo el método arqueológico. Los profesionales realizarán la consolidación de los restos con técnicas no destructivas de impacto mínimo y criterios de reversibilidad. Los trabajos, que ocuparán más de dos meses, influirán en el noreste de la muralla exterior ibérica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *