Almassora congelará el recibo de la basura en 2020 al asumir más de 100.000 euros de sobrecostes

La facturación anual superará los 1,2 millones de euros

El Ayuntamiento de Almassora asumirá los más de 100.000 euros de sobrecoste que los servicios técnicos estiman que experimentará el servicio de gestión de residuos sólidos urbanos. Es la medida que anunció ayer la alcaldesa, Merche Galí, durante el pleno ordinario de noviembre para evitar que este incremento de los costes repercuta en el recibo del contribuyente.

El valor estimado de la facturación de la sociedad Reciplasa por las toneladas reales de basura generadas de enero a septiembre con precios actuales es de 1.151.937,06 euros (IVA incluido). Extrapoladas estas cifras a los precios de 2020, el consistorio asumirá un coste añadido de 99.063,15 euros hasta alcanzar los 1.251.000,22 euros, situación que el equipo de gobierno abordará con fondos propios para evitar un incremento del recibo a la ciudadanía.

Tal como ha indicado el departamento, se trata de una estimación a futuro para el caso de los residuos sólidos urbanos, dado que la generación de residuos es variable dependiendo de múltiples factores. La previsión al alza responde al incremento sostenido en el tiempo. De hecho, el Ayuntamiento de Almassora ya apostó por esta salida a la subida de los precios a finales de 2018 para no repercutir los costes en el bolsillo de los contribuyentes durante 2019.

La alcaldesa recordó en la sesión plenaria de ayer que los costes para los municipios que integran la sociedad Reciplasa será menor tan pronto como se ejecuten obras previstas en la planta de Onda, al tiempo que crecerá la seguridad medioambiental en tanto que el desplazamiento de los camiones de recogida a otras plantas se reducirá y la gestión será más eficaz.

“La gestión de los residuos es un problema que compartimos todos los ayuntamientos y nunca debería ser motivo de enfrentamiento ni arma electoral”, valoró Galí, quien recordó que “mientras dure el bloqueo de estas inversiones de Onda, pagaremos los sobrecostes Almassora, Benicàssim, Betxí, Borriana… los vecinos de los ayuntamientos que formamos la sociedad”, según la alcaldesa. La primera edil ha recordado que pese a que la ciudadanía de Almassora no note un incremento en el recibo de la basura, el gasto que asume el Ayuntamiento impide destinar esos fondos a otras necesidades de la localidad.

Al margen, el consistorio mantiene activo el nuevo servicio del colaborador en la inspección en materia medioambiental para revisar contenedores y evitar vertidos en la vía pública. El inspector recorre el municipio para trasladar a la empresa que gestiona la recogida de residuos de incidentes en contenedores o a la Policía Local en caso de que sean conductas sancionables.

Deja un comentario