Almassora formaliza contratos de asistencias técnicas para acelerar las obras del IES Falomir

El Ayuntamiento de Almassora ha formalizado este mes el gasto de 57.535,5 euros para la contratación de cuatro asistencias técnicas que permitan acelerar los trabajos previos para la licitación, adjudicación e inicio de obras del instituto Álvaro Falomir, previsto para la primavera de 2022. Se trata de estudios menores que complementan a otros ya encargados anteriormente y que posibilitan agilizar el proyecto global al departamento municipal de Urbanismo, tal como ha indicado la alcaldesa, Merche Galí.

Por un lado, este área ha contratado a Ana María Valiente Martínez para la asistencia técnica de cálculo de estructura en todas las edificaciones proyectadas, obtención y elaboración de planos de estructura y la aportación de listados de cálculo. Su contrato tiene una duración prevista de dos meses y un presupuesto de 16.819 euros.
Por otra parte, De Ingenieros Castellón SLP se ocupará de la asistencia técnica para los trabajos de instalación, climatización y ventilación, fontanería, aerotermia, saneamiento y gas. Este proyecto también tiene un plazo de dos meses y está valorado en 17.545 euros.

Cantidad similar, 17.605,5 euros, es la prevista en el contrato de Jorge Navarro Robledo, que realizará el estudio de la instalación eléctrica, iluminación, contraincendios, fotovoltaica, telecomunicaciones y especiales (megafonía y antiintrusión).

Completa el listado de asistencias técnicas el expediente adjudicado a Enrique Antonio Mateu Navarro para las infografías del proyecto del nuevo IES, modelado de edificaciones, ajardinamientos y espacios deportivos en 3D, renderizado y obtención de vistas en 3D y exportación de archivos necesarios para construcción de una maqueta. Está cuantificado en 5.566 euros.

Además de estas asistencias, el arquitecto municipal Fernando Zaragoza, redactor del proyecto junto a Begoña Conill, ya contrató en junio el estudio geotécnico y el levantamiento topográfico, que abordaron la situación de la estructura del edificio actual a través de las catas realizadas en el bloque. La empresa Comaypa S.A. se encargó también de las mediciones en el solar anexo, mientras que otras firmas externas adelantaron el estudio de seguridad y salud y la memoria del proyecto.

La previsión de los técnicos municipales pasa por cerrar el estudio en diciembre, tras meses de trabajo, para demoler la edificación actual y rehacerla en función de las necesidades actuales, que incluyen también propuestas trasladadas por el equipo directivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *