Almassora garantiza el mirador de Santa Quitèria tras recibir una oferta de Ravi

Almassora garantiza el mirador de Santa Quitèria tras recibir una oferta de Ravi

La firma castellonense ejecutará el ‘balcón al Millars’ en dos mil veintitrés a cargo de FEDER y Diputación.

 

El Consistorio de Almassora garantizará la ejecución del mirador de Santa Quitèria en dos mil veintitrés tras cerrar el concurso público con la oferta de la constructora castellonense Ravi Obras, Transportes y Excavaciones. La inversión, que salió a licitación por 401.512,54 euros, está cofinanciada por los fondos FEDER de la UE y la Diputación Provincial de Castelló.

Así, la compañía que ejecutó las obras de peatonalización de la Vila y que trabaja en estos instantes en la solución a las inundaciones de la avenida Castelló, volverá a prestar sus servicios al Ayuntamiento con la ejecución del ‘balcón al Millars’ tras la adjudicación formal del contrato y la firma del acta de replanteo.

La mesa de contratación se reunirá en los próximos días para cumplimentar los trámites que posibiliten el inicio de las obras en el paraje a principios del año dos mil veintitrés. De hecho, va a ser uno de los nuevos proyectos que el Ayuntamiento ejecutará en el nuevo año y uno de los más cuantiosos de los nueve con seis millones de euros reservados a inversiones en el futuro presupuesto.

El diseño del arquitecto técnico municipal Fernando Zaragoza para el mirador de Santa Quitèria incluye una nueva red de pavimento drenante para eludir inundaciones, la mejora de las canalizaciones, la sustitución del viejo iluminado por sistema de leds, una pérgola fotovoltaica para guardar y repartir energía, como la construcción del propio mirador con una pared destinada a rocódromo y gradas para gozar del ambiente natural.

No en vano, la pretensión del equipo de gobierno pasa por promover el uso del paraje de Santa Quitèria mediante esta intervención que conectará con la zona de picnic, el área de juegos, la ermita y el albergue anexo. El ‘balcón al Millars’ producirá una gran zona de recreo a escasos metros del puente medieval, declarado Bien de Interés Cultural, con un camino natural y el uso de materiales en consonancia con el ambiente.

Relacionados  Presupuesto histórico para 2024 en Sant Joan de Moró

El promuevo de la práctica deportiva al aire libre es una de las claves de esta actuación, al añadir el rocódromo, promocionar el embarcadero de piraguas en Santa Quitèria y conectar con la Rambla de la Viuda para uso de ciclistas y corredores.

Es una intervención integral que logramos con fondos externos y que va a suponer transformación total del entorno.

Conforme ha considerado la primera edila de Almassora, Merche Galí.