Almassora inicia las obras de la comisaría de Policía Local para estrenarla en ocho meses

La empresa adjudicataria de las obras de la comisaría de la Policía Local, Escaplés e Hijos S.L., ha iniciado los trabajos en el antiguo Instituto de Calidad de la Edificación, situado en la calle Industria. La alcaldesa, Merche Galí, ha visitado una reforma valorada en 578.234,8 euros que se extenderá durante ocho meses para estrenar el bloque después del verano de 2022.

El arquitecto municipal, Fernando Zaragoza, ha mostrado a la primera edil los avances de la construcción, que ha comenzado con la demolición de la tabiquería interna y la retirada de residuos y enseres abandonados en este edificio que data de 1977 y que no tiene ningún uso desde 2012. El recinto conservará la estructura pero remodelará por completo el interior, así como la zona ajardinada, para atender los usos que necesita la Policía Local de Almassora.

De hecho, el inspector José Alós también visitó ayer la que será la futura sede central del Cuerpo en la localidad una vez que finalice la reforma cofinanciada al 50% por la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Almassora. Tres constructoras han optado a esta reforma que permitirá ampliar en 216,27 metros cuadrados la superficie actual de 427,42 actuales, de manera que la ciudadanía y la propia plantilla se beneficien de la reforma.

Los operarios habilitarán un acceso moderno y libre de obstáculos por la fachada principal, que prescindirá de la valla que bloquea el paso en la actualidad. Este recinto exterior, en la zona lateral, contará con aparcamiento para turismos y motos y zona ajardinada, así como depósito de vehículos y un espacio para entrenamiento deportivo.

El interior del edificio diseñado por Fernando Zaragoza incorporará mejoras respecto a las dependencias actuales para que la plantilla de la Policía Local, que crece y tiene previsión de seguir haciéndolo a medida que se incrementa también el censo municipal, disponga de todas las comodidades para atender a su cometido, según ha indicado el edil del área, Javier Martí.

Así, en el centro del edificio quedará un espacio central para las charlas de formación y reuniones de policía, que dará acceso a los despachos, ubicados en los extremos del bloque, que tendrá armero y salas con privacidad para atención al público, al margen de la ventanilla ciudadana.

Tras la visita a las obras en la calle Industria, en el acceso a la localidad desde el polígono Mijares, la alcaldesa ha agradecido a la Generalitat Valenciana “la colaboración estrecha con Almassora, que ha permitido dar uso a edificios abandonados como éste o el que ahora utiliza el ITC, y fue clave para el derribo del Grupo B a comienzos de año”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *