Almassora opta a una subvención del Consell para reformar los accesos a Botànic

El vecindario eligió la inversión, de 180.000 euros, en los presupuestos participativos

El Ayuntamiento de Almassora opta a una subvención de 180.000 euros de la Conselleria de Vivienda para una mejora de la accesibilidad en el entorno de la plaza Botànic Calduch. Adecuación de calles, pavimentación, señalización y seguridad vial coinciden con la mejora de la red de suministro de agua potable y el incremento de zonas verdes y espacios de aproximación a la plaza en estas obras que tienen un plazo de ejecución de tres meses.

La actuación renueva 2.000 metros cuadrados y pone en valor un ámbito de unos 10.000 metros cuadrados de suelo urbano, tal como solicitó la ciudadanía durante la votación de los presupuestos participativos para este año. Según los servicios técnicos, la redacción será ágil para acelerar unas obras que afectarán a las intersecciones de las calles Purísima, Dos de Mayo, Caridad y Juan de Austria.

La reforma incorpora criterios de sostenibilidad y eficiencia energética en la nueva instalación de alumbrado y, tal como recuerda el informe técnico remitido a la Conselleria de Vivienda, resultó de máxima prioridad en la votación ciudadana. No en vano, la renovación de la plaza en 2012 y 2014 con el derribo del bar interior no afectó a la accesibilidad peatonal.  Posteriormente, en 2018, Policía Local señalizó nuevos pasos de peatones para incrementar la seguridad y mejorar la movilidad urbana. Sin embargo, esta actuación en la seguridad vial no afectó a las barreras arquitectónicas, que persisten en la actualidad.

En este sentido, los técnicos municipales inciden en que “se observa en los últimos años que se han llevado a cabo varias intervenciones en el interior de esta plaza, mejorando tanto la accesibilidad y circulación interior, como creando zonas de recreo, juego… sin embargo existen carencias de accesibilidad peatonal entre los viales perimetrales y su acceso a la plaza”.

En la misma línea, el informe destaca el “deterioro considerable” de las aceras de los viales que bordean la plaza “y, en general las condiciones de accesibilidad peatonal en los cruces son inexistentes”. Así, la propuesta municipal pasa por incorporar a la plaza y a las calles que la rodean aceras que respeten la normativa estatal y autonómica de accesibilidad para evitar las barreras a quienes utilizan sillas de ruedas, carros de bebé o de la compra o tienen problemas de movilidad.

La localidad aprovechará la intervención para incorporar nuevos puntos de alumbrado y arbolado en esta manzana y sustituir las conducciones de agua potable de fibrocemento por otras de polietileno y de mayor tamaño, el soterramiento de varias instalaciones aéreas existentes y la mejora del drenaje superficial.

Deja un comentario