Almassora perfila con el Consell los barracones de Embajador para el primer trimestre de 2021

La licitación de las obras, prevista para este año, supondrá el traslado a Boqueras

El Ayuntamiento de Almassora y la Conselleria de Educación perfilan los detalles de la instalación de las aulas prefabricadas del colegio Embajador Beltrán en el primer trimestre de 2021. El traslado de las clases al aparcamiento de los campos de Boqueras está motivado por las obras de derribo y construcción del nuevo centro educativo en el mismo emplazamiento que ocupa el edificio actual.

La alcaldesa, Merche Galí, y los técnicos de Urbanismo se han reunido para conocer el planteamiento marcado por el Consell con el objetivo de generar las mínimas molestias a la comunidad educativa, que en los primeros meses del nuevo año se mudará al recinto provisional. La previsión se mantiene después de que el departamento municipal de Contratación haya confirmado el anuncio de licitación de la ejecución de las obras para antes del fin de 2020.

En estos momentos los proyectos ya están entregados, han sido supervisados y los técnicos han realizado las modificaciones que indicaron los gabinetes externos para ajustar los diseños a la normativa autonómica. Este hecho ha motivado la planificación de las aulas prefabricadas, que quedarán ubicadas junto a los campos de Boqueras, el espacio de titularidad municipal más próximo al colegio Embajador Beltrán.

Así, la Conselleria de Educación instalará seis unidades de Infantil y 12 de Primaria en el espacio que actualmente sirve de aparcamiento junto a las instalaciones deportivas y el terreno de juego más próximo a este recinto servirá como zona de patio para el alumnado.  “En ningún caso el uso de ese campo de fútbol 8 supondrá la interrupción de la actividad de los clubes deportivos que utilizan las instalaciones de Boqueras para sus entrenamientos y partidos porque podremos compatibilizar el uso de mañana del colegio con el horario vespertino con fines deportivos”, según la alcaldesa, Merche Galí.

“Pese a todas las molestias que genera una situación como el traslado provisional de un colegio, entendemos que este espacio es que el evitará mayores desplazamientos a niños y niñas que son pequeños a una zona más alejada de su colegio”, en palabras de la primera edil. No en vano, esta circunstancia se alargará durante más de un año, mientras dure la mudanza a instalaciones provisionales, el derribo y construcción, la limpieza del nuevo colegio y el traslado definitivo.

En estos momentos, el despacho Durán Moreno Arquitectos SLP, ganador del concurso de ideas con su propuesta valorada en 345.658,64 euros, ha culminado los trámites tras adaptar su diseño a las consideraciones marcadas por el gabinete supervisor externo. Las obras de derribo y edificación saldrán a concurso público por 6,1 millones de euros para la construcción de seis unidades de Infantil, 12 de Primaria y comedor para 260 comensales distribuidos en dos turnos. Al edificio principal se sumará también el espacio de las antiguas viviendas de maestros situadas en el frente hasta abarcar 5.700 metros cuadrados.

Deja un comentario