Almassora reparte 7.300 raciones de arroz de Les Calderes en el día de Santa Quitèria

La jornada arranca una hora antes con la ofrenda aplazada el martes por la lluvia

El sol ha marcado el día en honor a Santa Quitèria, con el reparto de 7.300 raciones de arroz de Les Calderes como acto central de la fiesta. La lluvia que obligó a aplazar la ofrenda floral en la tarde del miércoles ha dado una tregua y los fieles han podido honrar a la patrona a través de un recorrido alternativo de la procesión debido a que el habitual coincidía con el cocinado de las 22 calderas junto al consistorio.

La reina de las fiestas, Nuria Alcalde Vedrí, y la alcaldesa de Almassora, Merche Galí, han sido las últimas en depositar sus correspondientes ramos de flores a los pies del altar, donde ya descansa la imagen de Santa Quitèria tras acceder a la Natividad. Tras la misa, la comitiva se ha desplazado al recinto de la ‘mascletà’ disparada por la pirotecnia Baldayo, que posteriormente ha recibido el homenaje por su trayectoria en la localidad, y a la residencia municipal de la tercera edad.

Poco después de las 14 horas, el director comercial de la empresa Matimex, Ramón Carneros, ha recogido la Caldera de Honor de Almassora, la más alta distinción de la localidad. Por su parte, Cruz Roja y Cáritas Interparroquial se repartirán los 4.242 euros recaudados de la venta de cintas y pañuelos durante la romería, labor que desempeñan las integrantes de la Junta de Damas de Santa Quitèria. A continuación, el párroco Juan Ángel Tapiador ha bendecido las calderas ante la reina, las damas y la alcaldesa para proceder al reparto de las 7.300 raciones.

Un año más, Vicente Arquimbau, ‘Charly’, ha dirigido al equipo de cocina y ayudantes que cocinan las 22 calderas al aire libre y otras 30 en el almacén para atender las largas colas de vecinos que acuden a por el plato típico de cada 22 de mayo. Cada caldera está compuesta por: 14 kilos de arroz y 14 de pollo, 2’5 kilos de costilla, litro y medio de aceite, 2’5 kilos de guisantes, tres botes de tomate, ajos y sal.

La jornada en honor a Santa Quitèria finalizará con otra procesión, en este caso la habitual por la Vila, como corresponde a la festividad del día. Al término del recorrido por las calles  engalanadas tendrá lugar el disparo de la traca con fuegos de artificio una vez que la imagen de la patrona acceda al templo bajo una lluvia de pétalos de flores.

Las fiestas continuarán mañana con el Día de los Niños y una nueva jornada de toros. La danza llegará a la residencia de la tercera edad, mientras que en San Felipe habrá baile, juegos infantiles en Botànic Calduch, desfile de moda en la calle y noche del reggae en el Recinte Fester.

Deja un comentario