Almassora y el Consell firman el convenio para remodelar el entorno de Botànic con 180.000 euros

Las obras se ejecutarán entre 2021 y 2022 con cargo a la Conselleria de Vivienda

El Ayuntamiento de Almassora y la Conselleria de Vivienda han firmado el convenio para remodelar el entorno de la plaza Botànic Calduch con un presupuesto de 180.000 euros financiados en su totalidad a cargo de la Generalitat Valenciana. La institución autonómica ha concedido el 100% de la subvención solicitada por el consistorio y permitirá ejecutar las obras en dos anualidades a partir de los próximos meses.

La reforma se centra en trabajos de accesibilidad en las calles que rodean la plaza, en un espacio de aproximadamente 2.000 metros cuadrados que permitirán poner en valor un total de 10.000 metros cuadros de suelo urbano. Se trata de la actuación que más apoyos vecinales cosechó en los presupuestos participativos de 2020 y finalmente el Ayuntamiento la ejecutará con los fondos logrados de la subvención de la Conselleria de Vivienda.

El proyecto responde al diseño del departamento municipal de Urbanismo y supondrá la adecuación de calles, pavimentación, señalización y seguridad vial, además de la mejora de la red de suministro de agua potable y el incremento de zonas verdes y espacios de aproximación a la plaza. En concreto a afectará a las intersecciones de las calles Purísima, Dos de Mayo, Caridad y Juan de Austria, es decir, el entorno de Botànic Calduch.

La actuación incorpora criterios de sostenibilidad y eficiencia energética en la nueva instalación de alumbrado, así como suprimir las barreras arquitectónicas que, pese a las reformas de 2012 y 2014, no cumplen la normativa. Así figura en el informe remitido a la Conselleria de Vivienda, que incide en que “se observa en los últimos años que se han llevado a cabo varias intervenciones en el interior de esta plaza, mejorando tanto la accesibilidad y circulación interior, como creando zonas de recreo, juego… sin embargo existen carencias de accesibilidad peatonal entre los viales perimetrales y su acceso a la plaza”.

El informe municipal también recoge el “deterioro considerable” de las aceras de los viales que bordean la plaza “y, en general, las condiciones de accesibilidad peatonal en los cruces son inexistentes”. De esta forma, las obras incorporarán aceras sin bordillos para favorecer el paso de sillas de ruedas, carros de bebé o de la compra y de aquellas personas que tienen problemas de movilidad. Además, el departamento de Urbanismo atiende los criterios de igualdad y perspectiva de género en su proyecto, que licitará en breve.

La obra supondrá también la incorporación de nuevos puntos de alumbrado y arbolado en esta manzana, así como la sustitución de las conducciones de agua potable de fibrocemento por otras de polietileno y de mayor tamaño, el soterramiento de varias instalaciones aéreas existentes y la mejora del drenaje superficial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *