Icono del sitio Castellón Diario

Amparo Marco justifica las obras de Lidón y se aferra a la participación ciudadana que según el PP nunca ha existido

Toledo: “Marco intenta convencer de su reforma de Lidón aferrándose a una participación ciudadana que no ha habido nunca, ni la habrá con la obra ya en marcha”

“La Asociación de Vecinos Rafalafena que lidera el movimiento de oposición a la reforma de Lidón no asistió a la Junta de distrito Este, celebrada ayer, en señal de protesta. La alcaldesa Amparo Marco lleva dos años negándose a reunirse con ellos”, señala Sergio Toledo, portavoz Popular adjunto en el Ayuntamiento.

 El portavoz Popular adjunto y representante en la Junta de Distrito Este, Sergio Toledo, volvió a mostrar ayer su oposición a la reforma de la avenida de Lidón, sumándose a los más de 300 castellonenses que tampoco están de acuerdo, tal y como muestran en las concentraciones y manifestaciones de protesta que organizan cada jueves.

“La alcaldesa Amparo Marco trató de explicar las bondades de un proyecto que nace sin consenso y que en plena pandemia va a perjudicar no solo al comercio de la avenida, sino al del centro al quedar eliminado el carril de acceso hasta la plaza María Agustina. Ahora, cuando ha visto las protestas multitudinarias, Marco trata por todos los medios de calmar las voces contrarias aferrándose a una participación ciudadana que no ha habido nunca, ni la habrá con la obra ya en marcha”, explica Toledo.

Y señala que la Asociación de Vecinos Rafalafena, que lidera el movimiento de oposición a la reforma de Lidón no asistió a la Junta de distrito en señal de protesta. “La alcaldesa Amparo Marco lleva dos años ninguneándoles y negándose a recibirles en su despacho”, lamenta.

Una mayoría de castellonenses que se opone a la obra lo hace por considerarla innecesaria, cuando hay barrios más necesitados de inversión. Tampoco entienden que se haya gestado de espaldas a los principales afectados, que son todos los castellonenses. “El equipo de gobierno ha estado a punto de acabar con el huerto urbano que gestionen las asociaciones vecinales Primer y Segón Molí, tal y como denunciamos desde el PP. Se ha salvado gracias a la presión vecinal, buscándose otra alternativa que supla las centenares de plazas de aparcamiento que se van a perder con esta reforma de 3,3 millones de euros”, apunta.

En este sentido, Toledo lamenta que además de esta polémica el equipo de gobierno de Amparo Marco tenga abierta otra. “La que implica la obra de casi 900.000 euros que va a poner patas arriba la plaza la Paz sin que, de nuevo, nadie lo haya pedido. También aquí se elimina un carril de acceso a la calle Mayor, contando que ya tampoco se puede acceder por el Parque Ribalta al centro porque fue el primer acceso que el gobierno tripartito eliminó para acabar convirtiendo el centro en una ratonera y sin políticas que eviten que el centro se muera como está pasando”, concluye Sergio Toledo.

Salir de la versión móvil