Anamnesia. Ana Beltrán Porcar expone en La Fundación Dávalos Fletcher

Cuelgan de las paredes de la sala de exposiciones de la Fundación Dávalos Fletcher de Castellón un buen puñado de obras contundentes y de alto calado lírico. Anamnesia reúne los trabajos más potentes de la artista de L ‘Alcora hasta el próximo 17 de marzo. Unas obras que demuestran que es posible la evocación de lo que nunca se perdió del todo, de lo que queda suspendido de los alrededores del olvido para siempre, añadiendo al diccionario de los sueños el antónimo de la amnesia, y cerrando el círculo de lo que se mantendrá perenne hasta el final de los tiempos, duren estos lo que duren, pues serán arena no más transitando en vertical de uno a otro recipiente por lo angosto de un embudo.

La artista de la corbata de ancho nudo ve el arte con la alegría de unos ojos que enamoran la vida, y domina como nadie la base, eso tan sencillo de pasar por alto en el arte contemporáneo proclive a la estafa, y que no es más que el dibujo, el abc tan denostado en la plástica moderna, y que en las manos de Ana cobra virtualidad y poder, ciencia y dogma.

Es indistinto que la boca atrape el dedo con sus dientes entre las flores, que los ojos se entornen proclives al sueño compatible con  el del espectador, o que la mujer envejezca irremisiblemente sobre los blancos del lienzo. No hay trampa ni cartón en lo que hace esta mujer. Todo se me hace creíble si me lo cuentan sus pinceles.

El surrealismo de su obra está sustentado sin necesidad de otro discurso que la calidad de sus trazos. Por tanto me lo creo por sí mismo. Y en los tiempos que corren eso es más que válido. La obra ríe ante ti como ella ríe. Anamnesicamente hablando, todo lo que dibuja permanecerá, pues su pintura es antídoto contra el abandono y la ruina.

Y siempre la música, y siempre la reivindicación de la mujer en la sociedad como ejes de su quehacer. Una mujer que pinta y baila a los sones de sus propias inquietudes. La que mueve el mundo consciente de su fuerza en él. Hablar con Ana Beltrán Porcar de arte es aprender. Una luchadora que hace de su oficio una proclama de su propia condición: la humana, desnuda, llevada al lienzo y al papel sin más artificio que su propio estilo.

1 comentario en “Anamnesia. Ana Beltrán Porcar expone en La Fundación Dávalos Fletcher”

Deja un comentario