ANFFEC señala la necesidad de que la industria de fritas y esmaltes tenga un lobby común frente a la UE

El presidente de ANFFECC, Fernando Fabra, y Manuel Breva, secretario general de la asociación, se reunieron este martes en CERSAIE con el presidente de la asociación análoga italiana, Ceramicolor, Pierluigi Ghirelli, y su secretario general, Giuseppe Abello.

 

Las dos asociaciones coincidieron en que va a ser preciso hacer un lobby común para reivindicar frente a la UE una solución inmediata, que reduzca los costes y a su vez deje a los Estados Miembros tomar medidas concluyentes, «puesto que el peligro de deslocalización es grande en una industria tan internacionalizada como la de esmaltes».

Como ya viene siendo frecuente en este género de encuentros que acostumbran a festejarse tanto en CERSAIE como en CEVISAMA, se trataron «los temas más relevantes que preocupan a las dos industrias, con el fin de intercambiar puntos de vista y cooperación mutua».

Esta vez se ha comentado la situación excepcional provocada por la crisis energética en los últimos meses, y los sacrificios efectuados por las compañías para salir al paso de esta crisis que golpea a toda Europa, a consecuencia de la guerra de Ucrania.

Desde ANFFECC han indicado que el tema que más intranquiliza a la industria de fritas, esmaltes y colores cerámicos europea ahora es la escalada de costos de la energía y de las materias primas.

Coincidimos en que va a ser preciso hacer un lobby común para reivindicar frente a la UE una solución inmediata, que reduzca los costes y a su vez deje a los Estados Miembros tomar medidas concluyentes, puesto que el peligro de deslocalización es grande en una industria tan internacionalizada como la de esmaltes.

Conforme han concretado.

En lo que se refiere a la plan de actuación del ámbito cerámico para lograr la descarbonización, de cara a los objetivos europeos dos mil treinta, la industria ha indicado que está inmersa en el desarrollo de proyectos dirigidos a conseguir fuentes de energía sustitutivas, con el coherente cambio tecnológico que esto acarrea.

En este sentido, tanto ANFFECC como Ceramicolor han puesto de manifiesto,

Los dos países cumplen la normativa nacional y europea, tanto medioambiental como de otra clase, considerablemente más rigurosa que en países competidores que producen en otras áreas del planeta.

Finalmente, han dicho que por esta razón,

La industria está presta a hacer un esfuerzo, mas hay que velar por la rentabilidad y la competitividad, y para esto es preciso que los compromisos a aceptar sean equilibrados y acordes a la tecnología existente, y que la UE resguarde a estos campos a fin de que continúen produciendo valor y empleo en Europa.

Han zanjado.